La cantera del Celta continúa cosechando triunfos que la sitúan como una de las más destacadas del fútbol español, que el fin de semana reunió en Villarreal a los equipos alevines de los clubes de Primera División. La ciudad deportiva del vigente campeón de la Liga Europa acogió el torneo de LaLiga Promises, que el Barcelona conquistó tras superar e la final al Sevilla, verdugo de los célticos en las semifinales. En el duelo por el tercer y cuarto puesto, el equipo vigués superó al Betis gracias a un gol en la última jugada del partido. Bryan Bugarín acertó con un nuevo lanzamiento de falta directa, como había logrado en la semifinal. El joven atacante de Salceda de Caselas se convirtió en el máximo goleador, con nueve tantos, y en la figura estelar de este torneo para chavales no mayores de 12 años. Así lo reconoció también la organización al concederle el premio de jugador más destacado. Los éxitos del Celta se extendieron a la dirección deportiva. Juan Recondo fue designado como mejor entrenador.

El equipo de Recondo vivió ayer una mañana intensa en la que pasó de la decepción de perder la semifinal con el Sevilla (3-2) a ganar la final de consolación al Betis (1-0) y hacerse con un tercer puesto que sabe a oro a los chavales que han demostrado este fin de semana un nivel sobresaliente para su edad.

El Barcelona sumó su undécimo título de LaLiga Promises al imponerse al Sevilla por 3-0 en la final de la XXX edición. El conjunto azulgrana, que superó al Betis en semifinales por 2-0, con tantos de Ebrima y Fran Orduña, confirmó su superioridad en la final ante el cuadro sevillista. Un doblete del capitán Raúl Expósito de cabeza y un magnífico disparo de Ebrima dieron el título al conjunto de Jordi Pérez y Moral.

Pese al dominio azulgrana, los elogios de este torneo sub-12 se lo llevaron los célticos, que desplegaron un gran fútbol, con la dirección de Recondo y los goles de Bugarín.