Ganar no siempre basta, y el filial granate lo sufrió ayer en sus carnes. Pese a la goleada por cuatro a cero frente al Umia en Pasarón, los granates se quedan sin opciones para el ascenso que tanto soñaba. Se quedó en un tercer puesto, eso sí que le vale el acceso a Copa del Rey. El partido fue complejo y no fue hasta la segunda parte que los granate pudieron marcar. Estrenó la portería Diego, seguido a pocos minutos de Iñaki, que hizo doble. No se hizo esperar mucho más el cuarto gol, de la mano de Hugo.