Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VELA

Enciclopedia de viento y agua

Alumnos, profesores y miembros de Sailway, en el pantalán Pablo Hernández Gamarra

La Ría de Vigo es un libro entreabierto, con sus cubiertas de tierra y sus páginas de viento y agua. Un registro con los arqueos contables que alimentan a la ciudad pero también una enciclopedia que se suele ignorar por costumbre o desidia.

Alumnos del IES Valadares aprenden biología, matemáticas, lengua y plástica en la ría guiados por Gonzalo Araújo

Veintiún alumnos de Primero de la ESO del IES Valadares rasgaron ayer ese velo. Se han asomado a un compendio de vida y conocimientos. Otros tantos lo harán hoy. Aplican varias asignaturas a ese territorio esencial gracias a un proyecto innovador. De guía ejerce uno de los regatistas gallegos más prestigiosos, Gonzalo Araújo.

“La educación tirará en el futuro por lo más práctico. El aula es importante, pero la realidad también te hace aprender”

Gonzalo Araújo - Regatista

decoration

Alumnos, profesores y miembrosde Sailway, en el pantalán. Pablo Hernández

El IES Valadares trabaja desde el pasado curso con tareas integradas. En cada evaluación se eligen cuestiones cotidianas a las que se vinculan determinadas asignaturas teóricas. De esa unión saldrán productos finales: trabajos, vídeos... “Es una enseñanza dirigida a mejorar las competecencias del alumno más que a acumular contenidos”, explica Isabel López, una de las profesoras involucradas.

La tarea de este último trimestre se titula “Vento en popa”. El objetivo consiste en relacionar el mar con cuatro materias: Matemáticas, Lengua, Biología y Plástica. Podría hacerse a distancia. Las circunstancias se alinean. Isabel López está casada con Gonzalo Araújo. En sus charlas matrimoniales surge el asunto. Y se les enciende la inspiración.

25

Aulas sobre el agua y libros de viento en la Ría de Vigo Pablo Hernández

Araújo debería estar surcando algún mar exótico. Pero la pandemia ha paralizado las competiciones oceánicas. Ha aprovechado esta estancia en casa inusitadamente larga para ayudar a Rubén Pérez, director de Sailway, a montar una escuela de vela. Sailway alquila barcos y ha impartido titulaciones. Ya poseía la estructura adecuada: aulas, pantalanes y barcos. A su flotilla ha añadido ahora dos Beneteau First Class 7, ideales para el aprendizaje. “Son rápidos, modernos, divertidos”, describe Aráujo. Él aporta sus infinitos conocimientos.

Ya de viaje por la ría en unode los barcosde Sailway. Pablo Hernández

Aráujo e Isabel, que es también patrona de embarcaciones de recreo, concluyen que la manera más adecuada de desarrollar ese “Vento en popa” es descubriendo a los chicos la ría, ese útero mágico que todo lo contiene. El viaje se organizará entre semana, cuando la actividad de Sailway mengua.

–Adelante; tres, cuatro barcos, lo que necesites –le contesta Rubén Pérez a Araújo.

En el IES Valadares se mueven para que a los alumnos no les suponga coste alguno. La empresa que se encarga del transporte escolar cede su autobús para el traslado al puerto a las 9.00, cuando concluye el servicio de ida al instituto. Los recogerá a las 13.00, cuando el conductor deba regresar. De Sailway se presentan voluntarios. Y Araújo recluta a un amigo de tiempos universitarios, el biólogo Luis Sampedro, investigador del CSIC, con experiencia en la Antártida y que en breve viajará a Suecia para un estudio forestal. Isabel López, que imparte Matemáticas, y los demás profesores completan la tripulación pedagógica que atenderá a los jóvenes.

El éxito está garantizado. Isabel maneja evidencias. Hace una semana realizaron la misma excursión con los alumnos de Cuarto de la ESO de los que ella es tutora. No había tareas integradas en este caso, pero sí entusiasmo.

–¿Cuánto profundidad hay? ¿Cuánto pesa una batea? –cuestionaban los adolescentes.

Cabe imaginarse sus chillidos intrigados de gaviota y el asombro cuando Araújo les anunció que en cinco minutos se desataría un chubasco.

–¿Cómo lo sabes?

–Fijaos de dónde viene el viento.

“Nos dimos cuenta de que aprenden mogollón, preguntan de todo y están muy motivados. ¡Los chavales tienen tanta curiosidad por el mar!"

Gonzalo Araújo

decoration

Isabel les enseñó a trazar rumbos y enfilaciones que después, de regreso al IES Valadares, reflejaron sobre cartas náuticas.

Los números, de esta manera, abandonan los farragosos problemas para convertirse en meteorología y navegación. En esta aplicación real de las matemáticas abundará Isabel con sus alumnos de Primero, adaptándola a lo que están estudiando sobre áreas y funciones. Con Tamara Gómez han estado recopilando términos náuticos, poemas... Para Belén Alonso van a confeccionar un cómic protagonizado por animales marinos, envueltos en una ruta por la ría cuyas latitudes y longitudes les indicará Isabel. La profesora de Biología disertará sobre ecosistemas.

"Creemos en esto. Pero los institutos necesitarían recursos. Debería haber un cambio de enfoque"

decoration

La ría no se retendrá en ese temario. Les hablará también, traducida por los profesores, de pesca, industria, cultura, historia... De todo lo que ha sido y es Vigo, de su piel y sus entrañas. “Lo ideal sería disponer de un día entero. Nosotros lo hacemos por amor. Creemos en esto. Pero los institutos necesitarían recursos. Debería haber un cambio de enfoque”, lamenta Araújo cuando se ilusiona con nuevas generaciones que reconcilien a Vigo con su mar. Isabel concuerda: “En Valadares tenemos suerte. El equipo directivo se apunta a todo, tiene inquietud. El sistema educativo está muy estancado y estas actividades, si no es por altruismo, serían caras. Es la línea en la que debe ir la educación pero está costando”.

Compartir el artículo

stats