Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Belasteguin “Bela” Jugador argentino

“El pádel es el deporte de los diez próximos años”

Bela, ayer, entrenando en las instalaciones de Pádel Stop en Sárdoma. |   // ALBA VILLAR

Bela, ayer, entrenando en las instalaciones de Pádel Stop en Sárdoma. | // ALBA VILLAR

El cuadro final del Cupra Vigo Open, tras la fase previa disputada en Navia, comenzó ayer con los dieciseisavos. El torneo se instala hoy ya de manera exclusiva el Central. Los mejores especialistas han acudido a la tercera cita del World Padel Tour y entre ellos Fernando Belasteguin. Bela, actualmente 3 del ranking, fue número 1 durante 16 años y ha ganado 224 torneos. Pero no ha saciado su hambre.

–Segunda visita a Vigo. En 2019 quedó semifinalista. Habiéndolo conseguido ya todo, ganar en plazas nuevas será una motivación.

–Estoy muy contento, no solo de estar otra vez en Vigo, sino de volver a jugar con algo de público. Es recuperar poco a poco la normalidad. Espero que Vigo sea el puntapié inicial para que a todos los campeonatos pueda venir gente.

–Tienen que gestionar una programación cambiante. El Cupra Vigo Open, por ejemplo, se ha retrasado una semana.

–En la época que estamos, la incertidumbre es una continua compañera. Debemos tener la capacidad de adaptarnos a los cambios. Nosotros, con la profesión que tenemos, somos unos afortunados. Todos tenemos que esforzarnos en situaciones tan difíciles. A los profesionales venir a Vigo una semana antes o después no nos cambia nada, pero al organizador es probable que le cambie mucho. Tenemos que ayudarlo a sacar el torneo adelante.

–El WPT sobrevive. No siempre hubo sintonía entre jugadores y organización en el pasado. ¿En estos momentos prima la solidaridad?

–Sería muy egoísta quien no arrime el hombro en una situación así. En el pádel tanto los jugadores como el WPT hemos dejado claro que tiramos para el mismo lado para que los aficionados puedan seguir disfrutando del espectáculo, aunque sea en streaming.

–Esta temporada ha ganado en Madrid y ha hecho cuartos en Alicante. ¿Qué espera en Vigo?

–Las expectativas son las mejores. Tenemos muchas ganas. Nos hemos sorprendido al ganar en Madrid, donde todo sucede mucho más rápido. En Alicante todo es más lento, se supone que mejor para nuestro juego, y perdimos en cuartos. Ganamos un torneo sin esperarlo y perdimos otro pensando que lo íbamos a ganar. En Vigo no sé con qué nos podremos encontrar.

–Lebrón y Galán ganaron en Alicante. Stupaczuk y Ruiz cayeron en las dos finales. ¿Entre ustedes estará el triunfo?

–En los tres torneos han perdido cabezas de serie en el primer partido. Eso da la pauta. Entre todos nos podemos ganar. Por suerte haber ganado el primer torneo nos ha sacado un poco de la presión con la que habíamos empezado el año. Tenemos que encontrar nuestra identidad de juego, que no lo conseguimos en esos dos torneos. Estamos con muchas ganas de lograrlo.

–Ya se ha asegurado usted 26 años seguidos ganando al menos un torneo.

–Pero yo quiero seguir jugando. Me entreno, gane o pierda, para quedarme con la tranquilidad de que daré en la cancha lo mejor. Si no entrenara cada día a muerte, como si fuese el último día de mi carrera profesional, le estaría faltando al respeto al deporte, a mí mismo y sobre todo a mi familia, a la que dejé en Argentina hace 22 años para venir a competir. Es mi fuente de motivación. Si alguno sabe de otra más fuerte que la familia, estaré encantado de conocerla.

Fernando Belasteguin, ayer en Vigo. Alba Villar

–¿Es fácil gestionar su propia leyenda?

–Cuando estoy en frío, me doy cuenta de lo que conseguí; registros como haber sido número 1 durante 16 años seguidos van a quedar. Si yo lo logré, alguien lo puede hacer. Como mínimo, harán falta 14 años más. Pero ahora estoy tan concentrado en todo lo que tengo que mejorar para ser competitivo que no disfruto nada de todo lo que he conseguido. Cuando no juegue más, cuando no sea profesional, echaré la vista atrás y sabré que lo logrado está muy bien. Quizá la gente alrededor o la prensa son más conscientes. Yo acabo de lanzar al mercado la marca Bela Padel Center de clubes deportivos. Uno tendrá que seguir trabajando cuando no sea profesional. Abrimos el primero en Alicante en octubre del año pasado con recursos propios, con la idea de tener franquicias en el mundo. Cerramos la primera en Suecia la semana pasada y tengo para abrir 32. Cuando pasan cosas así, te dices: “Al final, el nombre que me ha costado toda la vida tener en el deporte tiene una demanda muy grande”.

–Hablaba de encontrar la identidad de su juego con Gutiérrez. Usted formó pareja estable durante muchos años con Juan Martín Díaz. En el último lustro ha formado tándem con Lima, Tapia y ahora Gutiérrez. ¿Cuesta adaptarse?

–Con Juan Martín Díaz estuve 13 años; con Lima, cuatro años y medio; con Tapia, un año y medio. Cambiamos porque los dos queríamos jugar en el lado izquierdo. Ahora empiezo una nueva aventura con Sanyo. Soy el que más años tengo pero me voy a cuidar y ser competitivo para tratar de estar el mayor tiempo posible junto a él. No nos hemos marcado un horizonte juntos, pero los dos tenemos claro qué queremos, nos llevamos muy bien y estamos encontrando la forma de jugar.

–Su pareja con Juan Martín es la más importante de la historia del pádel. ¿A las que han venido después les ha resultado cómodo convivir con ese pasado?

–Se lo tendrías que preguntar a ellos. Yo trato de hacérselo lo más fácil posible. En ningún momento marco lo que gané o echo la culpa al otro si se pierde. Solo me preocupa que la pareja rinda al máximo en el papel que me toque hacer. Con Díaz era un papel menos vistoso. Con Lima fui agarrando más protagonismo. Con Tapia tuve que jugar del lado del drive y después me pasé al revés. Con Sanyo estoy dispuesto a hacer lo que me toque. Y si las fotos y premios se los lleva mi compañero, estaré encantadísimo. Eso significa que la pareja funciona.

Bela, durante un partido en el torneo de Vigo de 2019. Marta G. Brea

–Con Juan Martín estuvo un año y nueve meses sin perder. Ha comentado que aquel dominio pudo resultar perjudicial para el pádel. ¿Paradójicamente ha ayudado al pádel cuando ha empezado a perder con más frecuencia?

–Fue algo espectacular lo que hicimos con Juan Martín y en los dos primeros años con Lima: en 2015 solo perdimos dos partidos por lesión de Pablo y en 2016, tres. Con Tapia éramos más de rachas que de todo el año. Pero yo tengo claro una sola cosa: en el pádel, cuando se junta el mejor jugador de drive con el mejor jugador de revés, se puede hacer lo que hicimos Juan Martín y yo, hoy y en el futuro, en la época que sea. Galán y Lebrón ganaron cinco de diez torneos el año pasado.

–Habla de franquicias por todo el mundo. ¿Conquistar el mundo sajón, por ejemplo, es la gran frontera a cruzar para el pádel?

–Faltan años. Es un deporte muy joven, con un crecimiento espectacular. País que lo conoce, país que lo hace propio. Hoy estamos en una posición muy buena, pero hablamos del deporte del futuro en los próximos diez años. Así de claro lo veo.

–Es uno de sus empeños que sea olímpico.

–Hay que quemar muchas etapas antes. Yo iría a seguir el crecimiento, que el circuito sea cada vez más grande, que los jugadores sean cada vez más profesionales y que el deporte se conozca más en todo el mundo.

–Habla de futuro a nivel competitivo. Pero también de añorar a la familia, de proyectos empresariales… ¿Cuánto tiempo se ve aún en el circuito?

–El día que me levante de la cama y vaya a entrenar sin ganas de mejorar no juego más. Por ahora siento que tengo que mejorar un montón de cosas. Espero que haya Bela para rato.

Compartir el artículo

stats