El Inter de Milán se proclamó ayer campeón de Italia, por decimonovena vez en su historia, al sumar 13 puntos de ventaja sobre el Atalanta, el Nápoles y el Milan, que comparten la segunda plaza, a falta de cuatro jornadas para el final de la Serie A. A continuación, cientos de aficionados, sobre todo jóvenes, se reunieron en la plaza Duomo milanesa para celebrar el ‘Scudetto’. La mayoría de los aficionados lleva mascarillas, aunque el distanciamiento social es muy reducido. El equipo milanés, entrenado por Antonio Conte, ganó el sábado 2-0 en su visita al Crotone y recibió la oficialidad de su triunfo ayer, domingo, después de que el Atalanta no pasara del 1-1 en el campo del Sassuolo.

El Inter, que no ganaba un trofeo desde la Copa Italia de 2011, puso fin a la histórica racha de nueve títulos ligueros consecutivos del Juventus.

El conjunto interista, con futbolistas como el belga Romelu Lukaku, el argentino Lautaro Martínez o el marroquí Achraf Hakimi como protagonistas, puso fin a nueve años dominados por el Juventus y su hinchada, pese a las normas anticoronavirus, lo celebra por todo lo alto.

Tenía que ser Antonio Conte, que abrió el histórico ciclo ganador del Juventus de Turín, el entrenador que, diez años después, pusiera fin a esta racha juventina. Y lo hizo de la forma más dura para el mundo “bianconero”, al mando del histórico rival Inter de Milán.

Conte, excapitán del Juventus, ganador de la Copa de Europa de 1996, que sigue siendo la última del cuadro turinés, salió de la capital piamontina tras alcanzar tres títulos consecutivos y, después de fichar por el Inter en 2019, coronó su proyecto deportivo con un triunfo incontestable.

El Inter dominó la Serie A desde el pasado enero, cuando dio una prueba de fuerza precisamente ante el Juventus con un sólido 2-0 en San Siro, y desde ese momento abrió una “fuga” hacia el título conquistado oficialmente este domingo. El cuadro milanés ganó el sábado al Crotone (2-0) y suma ahora trece puntos de ventaja sobre el Atalanta. Y Cristiano Ronaldo dejó atrás su sequía goleadora de tres partidos y ayer anotó un doblete para evitar un revés al Juventus en el campo del Udinese y darle un triunfo por 2-1.