El Villarreal desperdició la oportunidad de viajar a Londres con una ventaja holgada, aunque consiguió ganar al Arsenal en un partido en el que brilló en la primera parte y se apagó en la segunda.

El encuentro llegó al descanso con una ventaja importante para el Villarreal tras los goles de Manu Trigueros y Albiol, en una fase del juego en la que fue superior a su rival.

Tras un mal inicio de la segunda parte, la expulsión del visitante Ceballos no permitió que el Villarreal recuperar el contro y, además, recibió un gol de penalti y vivió poco después la expulsión de Capoue ya en un tramo del partido en el que la fortuna dejó de sonreír a los castellonenses.

En la otra semifinal, un show de Bruno Fernandes y Edinson Cavani catapultó al Manchester United, que remontó al Roma (6-2) y que puso a los ingleses con pie y medio en la final de la Europa League en Gdansk (Polonia).