El triunfo logrado por el Getafe en su visita al estadio de El Alcoraz de Huesca, con un doblete de Enes Unal, supone un enorme balón de oxígeno para el conjunto de José Bordalás en su lucha por la permanencia, a la vez que propina un golpe al mentón a un rival directo.