Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

pádel

El World Padel Tour, a debate

La prueba de Vigo se retrasa y se disputará del 9 al 16 de mayo, con dudas sobre su idoneidad por el aforo

Aspecto del Ifevi durante la disputa de la prueba del World Padel Tour de 2019.

Aspecto del Ifevi durante la disputa de la prueba del World Padel Tour de 2019.

Debate en Vigo sobre la conveniencia de acoger este año una prueba del World Padel Tour (WPT). La ciudad, con el Ifevi como escenario, fue una de las sedes del campeonato en 2019, con notable éxito en competición, repercusión económica y respuesta popular. Se quiso repetir en 2020 y la pandemia lo impidió. Este año se ha calendado como una de las trece citas en modalidad “open” del circuito, que se inició el pasado fin de semana en Madrid y visita Alicante el próximo.

El Central de As Travesas debería acoger la tercera, entre el 3 y el 9 de mayo. Las restricciones de público alimentan la discusión interna en el Concello. Ayer mismo se produjo una reunión telemática con responsables de WPT. Fuentes de la organización deportiva no han percibido reticencias en el bando municipal. Entienden que la celebración de la prueba solo correrá peligro si los datos de contagios empeoran. “La gran mayoría de opciones son de celebrarlo, más que de no hacerlo”, cuantifican. Sí confirman ciertas modificaciones: “Estamos buscando encaje”. El Concello les ha pedido retrasar una semana la prueba. WPT ha aceptado. Su intención es construir una relación a largo plazo con la ciudad olívica.

Vigo se estrenó como estación del World Padel Tour en mayo de 2019. Los partidos se dividieron entre el Mais que Auga de Navia y el Ifevi. Más de 2.300 espectadores presenciaron en Cotogrande las finales, ganadas por las parejas Marta Marrero-Marta Ortega y Sanyo Gutiérrez-Maxi Sánchez. Concello y WPT cerraron un acuerdo por tres años más. El alcalde, Abel Caballero, se proyectaba aún más lejos: “Queremos que Vigo sea sede permanente”.

Todo estaba preparado para repetir en marzo de 2020, aunque ya en As Travesas para acercar el torneo al centro urbano. Estalló entonces la emergencia sanitaria mundial. WPT fue capaz de sacar adelante, entre ola y ola de la pandemia, once pruebas. Otras se cayeron, entre ellas la de Vigo, pese a que se le buscó reubicación en un par de ocasiones. Finalmente en octubre se anunciaba la suspensión definitiva hasta 2021.

El momento esperado se acerca, pero sin que el COVID haya dejado de condicionar la vida. El programa del World Padel Tour contempla once “abiertos”: Madrid, Alicante, Vigo, Santander, Valencia, Las Rozas, Málaga, Cerdeña, Lugo, Menorca, Córdoba, Suecia y México. Además, cinco paradas en formato master: Marbella, Valladolid, Cascais, Barcelona y Buenos Aires. Albacete, Puerto de Santa María, La Nucia, Calanda, Segovia y Alfafar acogerán los challengers. La final del Masters, en Madrid, cerrará en diciembre un calendario que incluye Campeonato de Europa en junio y Mundial en noviembre. La gira se inició el pasado fin de semana con el Adeslas Madrid Open. Se impusieron Ari Sánchez-Paula Josemaría y Fernando Belasteguín-Sanyo Gutiérrez. Este fin de semana se disputa el Estrella Damm Alicante Open. Del 3 al 9 de mayo era el turno del Cupra Vigo Open.

Calendario provisional del World Padel Tour.

El evento se aproxima cuando todavía son pertinentes las restricciones de público en los pabellones. La Xunta limita al 30 por ciento de aforo en pabellones cerrados la presencia de aficionados en competiciones de categoría nacional, con un tope máximo de 300. Ha diseñado un marco dentro del cual deben moverse las autoridades municipales. El Concello de Vigo ha optado por un cupo más estricto. Se atiene al 30 por ciento del aforo, pero con un tope máximo de 150. Así que en la práctica, el Central, de 3.300 butacas, tiene un tope de 150 espectadores igual que pabellones más pequeños como Navia y Bouzas. Serían los que, a día de hoy, podrían contemplar los partidos del World Padel Tour.

Este inconveniente ha despertado cierto dilema en Praza do Rei: si la promoción de la “marca Vigo” a través de retransmisiones e impactos mediáticos es retorno suficiente para lo que se invierte o si la imposibilidad de que los aficionados vigueses disfruten adecuadamente del torneo aconseja una nueva suspensión. Ya se anticipa que en caso de disputarse, el Concello aprovechará el tope máximo de 300 espectadores que permite la Xunta.

Representantes municipales y de WPT conversaron ayer por la mañana. La organización del circuito tiene que lidiar con muchas cuestiones similares. En los últimos meses se han acostumbrado a gestionar imprevistos, como cuando el Open de Valencia de 2020 se suspendió poco antes de comenzar, con 2.000 entradas ya vendidas. En WPT no han detectado que Vigo quiera aplazar la prueba. Pero sí han buscado mejores circunstancias. El Concello ha pedido y WPT ha aceptado que el Cupra Vigo Open se dispute una semana más tarde, del 9 al 16 de mayo. Había margen, ya que la siguiente cita, el Santander Open, es del 24 al 30 de mayo.

Se tiene la esperanza de que los datos sanitarios mejoren durante esos días y permitan ampliar el aforo. WPT, además, se ofrece a gestionar un permiso especial ante la Xunta como ha hecho ante la Generalitat Valenciana, que en Alicante admitirá 500 espectadores aunque había fijado el límite general en 150.

El clima, en todo caso, parece cordial. WPT no establece ningún plazo para que Vigo confirme que acoge el torneo. “La pandemia nos dirá. Es absurdo plantearse fechas”, comentan desde la organización. Y no anticipan ningún tipo de penalización si el evento quedase suspendido, como no la hubo en 2020. WPT, aunque lamenta los obstáculos al público, sostiene la rentabilidad del evento en los datos que ofrece el reciente Adeslas Madrid Open: 5.3 millones de visualizaciones por streaming y 2,1 por ciento de share en GolTV, cadena que maneja un share medio de 1,2.

Abel Caballero había revelado el presupuesto previsto para 2020: 562.000 euros, de los cuales el Concello de Vigo aportaba 56.000 y la Diputación, 55.000 a través de publicidad. WPT no detalla cifras, pero sí certifica que en ningún caso será más caro: “No es el momento de apretar las tuercas. Queremos estar muchos más años en Vigo, que debe ser el centro neurálgico en Galicia para el desarrollo de nuestro deporte”.

Compartir el artículo

stats