Florentino Pérez reedita mandato como presidente del Real Madrid, en el que cumplirá el sueño personal de la construcción del nuevo Santiago Bernabéu, con el reto alcanzar los 32 títulos de Santiago Bernabéu y de volver a fichar estrellas de reconocimiento mundial como Mbappé o Haaland.

La historia se repite en el Real Madrid. Nadie compite con Florentino Pérez por la presidencia. La ausencia de candidaturas provoca una reelección esperada con grandes proyectos ya en marcha con la actual junta directiva. En pleno cambio de identidad a un estadio que pasará a ser uno de los mejores del mundo por su nuevo diseño y la innovación tecnológica que convertirá cada partido en una nueva experiencia para el espectador. Marcando el plan de ruta a seguir en la renovación de una plantilla que demanda una reestructuración y grandes fichajes.

El empresario madrileño siempre fue un gestor experto al mando del Real Madrid. En su primer ciclo de presidente, de seis años de duración hasta que en 2006 aseguró que el club necesitaba “un cambio”, acabó con la deuda que ascendía a 288 millones de euros. Lo convirtió en el más rico del mundo, con una facturación de 276 millones de euros, según un estudio de la empresa Deloitte.

El acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad para la recalificación de los terrenos de la Ciudad Deportiva, cuya explotación reportaría al club más de 400 millones de euros, sanearon las cuentas y permitieron, además, la construcción de la Ciudad Real Madrid en Valdebebas.

En lo deportivo, al golpe de efecto con Luis Figo en su aterrizaje, le siguieron fichajes del nivel de Zinedine Zidane, Ronaldo Nazario o David Beckham para dar forma al Real Madrid de los galácticos, calificativo que nunca gustó a Florentino. Un buen puñado de títulos precedió su dimisión, hastiado de una plantilla repleta de estrellas a la que confesó que “maleducó” sin que ya hubiese solución. “Con mi dimisión, deben ver que lo único importante es el Real Madrid”.

Desde la barrera, sufrió tiempos de inestabilidad institucional, “de confusión” como definió al dar el paso en firme hacia su regreso tres años después, en 2009. Apeló a la unidad de los socios y de sus seguidores en busca de una unidad en el madridismo que devolviese la estabilidad institucional del club. Y acabó diseñando un equipo de leyenda, con Cristiano Ronaldo como gran referente para volver a reinar en Europa.

El Real Madrid de las cuatro Champions en cinco ediciones, para la historia con Zinedine Zidane de entrenador ganando tres consecutivas. Ampliando el número de Ligas, de Mundiales de Clubes y Supercopas hasta llegar a los 26 títulos en los dos mandatos de Florentino Pérez. Su objetivo, alcanzar al presidente más laureado de la historia del club, Santiago Bernabéu y sus 32 éxitos.

Para ello el mandatario blanco tendrá que encarar cambios y salir airoso en tiempos difíciles en la economía mundial. Con el fútbol afectado por una pandemia que aprovechó para trasladar al equipo al estadio Alfredo di Stéfano y reducir los plazos de las obras del nuevo Bernabéu. Un punto clave para la generación de nuevos ingresos y poder competir con clubes multimillonarios.