Finalizada la temporada, es momento de reflexión en el Celta Zorka Recalvi, de analizar esta temporada con el ascenso a Liga Femenina 2 Pro y la presencia en la fase de ascenso, y comenzar a planificar la próxima, con el nacimiento de una nueva competición.

La fase de ascenso que finalizó el domingo volvió a dejar un hecho claro: al final ascienden los equipos que más presupuesto tienen. Ensino en 2018, Clarinos en 2019, Estudiantes en 2020 sin fase y ahora Leganés y Ferrol. Y es que esta temporada tanto madrileñas como ferrolanas contaba con once jugadoras profesionales en su equipos. Eso marca la diferencia. La realidad es que el potencial económico permite confeccionar plantillas que pueden aspirar a todo y el Celta femenino necesita un mayor apoyo para poder dar el salto definitivo.

El éxito de la clasificación para la nueva Liga Femenina 2 Pro tiene connotaciones muy importantes a la hora de confeccionar la nueva plantilla y es que el nivel de la competición aumenta de forma considerable. De entrada el grupo aumenta en dos equipos más, serán dieciséis. Lo formarán los diez equipos que no ascendieron en la fase de ascenso: Celta Zorka Recalvi, Ucam Primafrío Jairis, Advisora Maresme, Sant Adriá, Canoe, Osés Construcciones Ardoi, Lima Horta, Alcobendas, Plasencia y Barça. Se le suman los cuatro mejores equipos que no jugaron la fase de ascenso: Azkoitia, Ibaizabal, Granada y Segle XXI. Cierran la lista los dos equipos descendidos de Liga Endesa, Al-Qázeres y Quesos El Pastor de Zamora.

Económicamente el presupuesto aumenta de forma importante, ya que desaparecen los cinco rivales gallegos y el asturiano que había hasta ahora, cambiándolos por cinco viajes a Cataluña, dos a Extremadura, Madrid y Euskadi, además de Castilla y León, Murcia, Andalucía y Navarra.

Tema aparte será la confección de la nueva plantilla. Es evidente que habrá cambios con respecto a la plantilla que acaba de finalizar la temporada. Decir ahora si van a ser muchos o pocos es muy aventurado, ya que hay muchos factores a tener en cuenta. Lógicamente el factor económico es decisivo a la hora de hacer el planteamiento. Con el incremento del presupuesto en lo que a viajes se refiere, las cantidades para la plantilla se reducen de forma importante. Al ser una categoría nueva, el mercado de jugadoras también cambia y no para menguar en sus cifras precisamente. La última pata del planteamiento es lo que pidan las jugadoras y ahí puede pasar absolutamente de todo.

La fase de ascenso que acaba de finalizar, dejó claro que el Celta femenino necesita algo más para poder dar el salto. Se necesitan recursos económicos. Es la pescadilla que se muerde la cola. Antes de jugar la final ante el Barça, Laboratorios Ynsadiet renovaba el convenido de colaboración con el Club Deportivo Leganes de fútbol por tres años y unas cantidades importantes, que le van a permitir hacer una plantilla competitiva para su debut en la máxima categoría.

A Carlos Colinas, director deportivo, le quedan largos días de calculadora y móvil haciendo números y llamadas telefónicas.