Ambos conjuntos afrontaban el partido igualados a puntos y compartiendo la tercera posición del grupo, la última que tiene opciones de lograr la permanencia en la Segunda Federación, tras firmar dos empates a uno en sus respectivos partidos de la primera jornada de esta segunda fase del campeonato. El Lealtad de Villaviciosa solamente ha perdido dos encuentros en Les Caleyes en la primera fase, por lo que se presumía como un rival difícil para el Coruxo.

Comenzó a rodar el esférico bajo una intensa lluvia que pronto dejó algunas zonas del terreno de juego algo encharcadas. El aguacero podía supeditar el desarrollo del encuentro para ambos conjuntos en un partido que comenzó dominando ligeramente el conjunto gallego.

El Coruxo dominaba en estos primeros compases del choque los balones divididos por la medular, y el Lealtad era dueño y señor de los balones colgados al área viguesa, pero sin más peligro que eso, ya que la defensa verdiblanca resolvía todo intento de ataque con autoridad. Pasados los primeros quince minutos de juego el estado del césped se volvía cada vez más pesado y todo apuntaba a que el estado físico de cada equipo iba a jugar un papel destacado.

La primera ocasión de gol no llegó hasta el minuto 20. Ander Gayoso botó un córner al corazón del área, que despejó la defensa y que recogió el rechace el propio Ander conduciendo el cuero hasta la frontal para terminar con un potente chut que se marchó alto. Comenzaban a estirar líneas los locales.

Poco después, de nuevo un balón colgado al área del Coruxo encontró a Saha que cabeceó francamente bien, pero un atento Alberto truncó las aspiraciones del Lealtad. Acto seguido, la tuvo también el Coruxo. Tras una buena transición de Manu a Jacobo, este terminó la jugada con un chut cruzado que se fue por la línea de fondo rozando el palo izquierdo de Busmann.

Los dos equipos llegaban a las área con opciones pero se hacía muy difícil acomodar el balón por la intensa lluvia que no cesaba en Les Caleyes. A punto de consumirse la primera mitad, el conjunto de Clemente Sánchez tuvo la ocasión más clara hasta el momento. Un gran centro de Juan López, desde la línea de fondo, buscaba a Maissa, que remató estrellando el balón al poste.

Tras el paso por los vestuarios, el partido siguió en la misma línea. Dominio del Coruxo, que engancha la primera línea, con bastantes recursos individuales y versatilidad frente a un Lealtad que seguía insistiendo en su fútbol directo y con un contraataque peligroso.

Sin embargo, el encuentro dio un giro inesperado con la expulsión por roja directa de Miguel Obaya por lanzar una patada sin balón a Esteban. El colegiado no dudó en considerarlo agresión y mostrarle la cartulina roja en el minuto 68.

Con muchos minutos por delante se presentaba una buena opción para el conjunto vigués de llevarse la victoria. Iban transcurriendo los minutos y los pupilos de Michel Alonso no conseguían sacar rédito de la superioridad numérica.

El Lealtad se desinhibió y se fue a por el ataque total pese a estar con 10 jugadores. Los locales tuvieron dos buenas ocasiones para abrir el marcador. La primera fue a balón parado. Una falta botada por Kofi que cabeceó Saha y que se marchó rozando el poste de la portería de Alberto. La segunda gran oportunidad llegó en el 72 con una volea que enganchó Maissa y que obligó a Alberto a estirarse para lucirse con una espectacular parada en el palo corto.

El Coruxo también dispuso de su oportunidad en la recta finl, y obligó al rival a recular filas. Los verdiblancos tuvieron su ocasión a balón parado en el tiempo de descuento que no consiguió afinar entre los tres palos Aarón. Terminó el encuentro a cero y con reparto de puntos con sabor agridulce.