Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Blanco | Presidente del COE

“Los olímpicos se vacunarán en mayo para que todo el mundo esté tranquilo”

El ourensano, orgulloso: “Hay que hacer un canto al deporte gallego, a sus deportistas, entrenadores y clubes”

El presidente del COE, el ourensano Alejandro Blanco Felipe Trueba

Los personajes más relevantes imparten las charlas que la Universidad de Vigo ofrece cada miércoles en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Gustavo Zerbino, superviviente de la tragedia aérea de los Andes en 1972 popularizada en la película “Viven”, protagonizará la próxima (14 de abril, 12.30), en formato híbrido (presencial y por videoconferencia), con organización de la Fundación Mentor. El encargado de inaugurar la serie, gracias a la mediación del área de deportes de la universidad, ha sido el ourensano Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español desde 2005.

– “Olimpismo, economía y deporte”, se titulaba su charla en la Universidad de Vigo. Quizá todavía no se ha entendido bien la trascendencia del deporte. El sector ha reclamado esa consideración en esta época de restricciones.

– El deporte es mucho más que un resultado deportivo el fin de semana. Y más que la práctica deportiva en sí. Hay que considerarlo como un todo. No solo está la relación con la salud, el estilo de vida, la educación, la cultural la innovación… El deporte afecta a todos los ministerios que puede tener un gobierno. En el tema de la economía, debemos pensar en lo que significa en cuanto a puestos de trabajo, cuánta gente vive del deporte, en los recursos que genera para un país y las estructuras. Todo eso repercute en cantidades económicas. En este momento de pandemia, que han sufrido todos los estamentos de la sociedad, el deporte también ha sufrido como conjunto. Y los clubes, que son la base y el fundamento de los éxitos y de la práctica del deporte en nuestro país. Todos los autónomos, las personas que se han dedicado al deporte de una forma profesional, arriesgando su propia capacidad económica, invirtiendo, han sufrido mucho con las medidas que han tomado distintos gobiernos en la pandemia. Reclaman una ayuda que no tengo duda que hay que darle.

Alejandro Blanco junto a Victoria Cabezas escuchan a Thomas Bach en la sede del COE en marzo de 2020

Alejandro Blanco junto a Victoria Cabezas escuchan a Thomas Bach en la sede del COE en marzo de 2020 Nacho Casares

– Por el lado contrario, se reclama quizá que el olimpismo ha derivado en exceso hacia la vertiente empresarial, que ha perdido el romanticismo de sus ideales originales.

– Eso no puede ser una acusación. Gracias a Dios que ha sido así. El movimiento olímpico nace idealista. La gente vivía de otra manera el deporte. Si volvemos la vista atrás, todo ha cambiado y ha evolucionado. Cuando ves los vídeos de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna, te parece que están en la Prehistoria. Hoy la sociedad es mucho más competitiva. Hay más medios de comunicación, que permiten a todo el mundo estar en contacto, y el olimpismo es para los elegidos. Y los elegidos tienen que ser personas con plena dedicación. Necesitan resolver el tema económico. No hablo de ser millonario, sino que te permita poder entrenar, competir y dedicarte de una forma casi profesional, yo diría que profesional, a tu pasión. Es una realidad y bendita realidad.

– ¿En España siguen saliendo figuras deportivas casi por generación espontánea, más de lo que corresponde por infraestructuras o inversión?

– En infraestructuras siempre puedes hacer más, pero de una forma general, después del 92, España hizo una grandísima inversión. En prácticamente todas las ciudades y todos los pueblos existe una infraestructura, por mínima que sea, para que la gente pueda hacer deporte. Otra cosa es crear la estructura del deporte español, el modelo, y pensar qué es lo que queremos en los próximos años. Y a través de ese modelo, adaptar la ley y todo lo que afecta al deporte para conseguir los objetivos. No somos un país en el que nuestros deportistas tengan los mayores medios del mundo; al contrario. Ahora que vamos a ir a los Juegos, me atrevo a decir y he comprobado que, en el cociente de resultados e inversión, España es el primer país del mundo a años luz. Cuando vemos el medallero, qué países están delante y cuánto invierten los gobiernos en esos deportistas, nosotros estamos muy abajo. La gran virtud de España es que tiene grandes deportistas, entrenadores, clubes y estructuras federativas. Y un factor que en momentos de dificultad ha apoyado a los deportistas: sus familias. Todo eso hace que el deporte consiga resultados muy por encima de lo que se podía pensar con las estructuras que hay.

“Por lo que abarca el deporte, un ministerio (propio) sería perfecto”

– Ahora que se ha producido un relevo de secretario de Estado para el Deporte, se recupera la reclamación de que el deporte tenga un ministerio específico.

– Sería un paso importante. Yo le doy la bienvenida al nuevo secretario de Estado. No lo conocía. He tenido la oportunidad de reunirme con él. Viene con buena actitud, dispuesto a escuchar al mundo del deporte, a colaborar. Como punto de entrada, es espectacular. Lo importante es pensar qué queremos con el deporte. Si queremos mantener lo que tenemos, puede ser un ministerio o una secretaría de Estado. Pero considerando el deporte como un todo, con lo que abarca, un ministerio sería perfecto. Le daría más importancia al deporte de forma global. A los Juegos irán 310 deportistas, pero en España practican deporte 26 millones de españoles, según la última encuesta fiable. A una actividad que afecta a tanta gente, el mayor factor de integración en el país, hay que concederle la importancia que tiene, que va mucho más allá del resultado.

– Estos Juegos de Tokio estarán condicionados por la pandemia, sin público extranjero… ¿Era necesario celebrarlos a toda costa?

La pandemia ha afectado a todo el mundo. Somos conscientes de que los Juegos tendrán limitaciones para los espectadores. No para los deportistas. Los 10.500 estarán con sus técnicos, controlados, con unas condiciones sanitarias máximas para preservar su salud y que puedan competir de la mejor forma posible. Se prohibirá la entrada en Tokio a todo aquel que no tenga acreditación, pero yo también pienso que los Juegos son para los deportistas y para todo el mundo y el mundo verá los Juegos a través de las televisiones. Tendrán una perfecta organización. Serán un gran canto a la recuperación de la normalidad anterior. Competirán deportistas de 206 países, los mejores. Habrá un nivel competitivo extraordinario. Al mundo se le dirá que, por muy mala que sea la situación, siempre se puede llevar a cabo una organización así. No tendremos al millón de personas que entraban en el país organizador. Dentro de la tragedia que vivimos, lo importante es que se hagan los Juegos.

– ¿Los deportistas le transmiten muchas preocupaciones o dudas respecto a protocolos, burbuja…? ¿Hay novedades respecto a la vacunación de los olímpicos españoles?

– Los deportistas han estado inquietos y ahora ya saben que habrá Juegos. Ya tienen la tranquilidad de pensar única y exclusivamente en el día que les toque competir. Estaban sufriendo, porque otras competiciones se siguen anulando. Los clasificados saben que irán y los que aún tienen que clasificarse son optimistas. Sobre la vacuna, la haremos en el mes de mayo. Falta concretar la fecha y el tipo de vacuna, si es de una o dos dosis, pero será en mayo para que todo el mundo esté tranquilo y pueda afrontar los últimos campeonatos y su puesta a punto con la tranquilidad de tener la vacuna puesta.

Alejandro Blanco, presidente del COE, abraza a David Cal durante una cena homenaje al palista gallego en los Juegos de Londres 2012 Nacho Cáceres

– Siempre se pregunta por pronóstico de cara a los Juegos en cuanto a número de medallas. Supongo que es una reducción injusta.

– Primero tenemos que saber cuántos deportistas van. En este momento están clasificados 234. Yo creo que, cuando se cierren todos los ranking y competiciones, nos iremos a 300 o 310. Habrá que ver en qué condiciones están, que no tengan lesiones, que su estado de forma sea óptimo. Con todo eso, puedes hablar de expectativas de medalla. Yo nunca he hecho pronósticos, pero sí soy muy optimista. Estoy muy pendiente y sé que vamos a llevar un gran equipo olímpico. A partir de ahí la competición nos dirá, pero no tengo dudas de que habrá buenos resultados.

– ¿Qué espera que aporte el deporte gallego?

– En muchas especialidades hemos tenido y tenemos historia, currículo y resultados. Grandísimos deportistas gallegos estarán en los Juegos y con muchas expectativas de medalla, lo cual es un honor. Hay que hacer un canto al deporte gallego, no por ser yo gallego, que también, pero conozco la estructura, los deportistas, a una gran cantidad de entrenadores anónimos que realizan un trabajo espectacular. En Galicia existe una estructura de clubes impresionante. Ojalá en Tokio se puedan disfrutar muchos éxitos que sean y se sientan gallegos.

“Eufemiano Fuentes es un resentido, un auténtico impresentable”

– Eufemiamo Fuentes ha arrojado una sombra sobre triunfos históricos del deporte español en Barcelona 92. Parece resucitar viejos fantasmas de que en España no se luchó como se hubiera debido contra el dopaje.

– Eufemiano Fuentes no merece ni una línea de ninguna entrevista y ningún periódico. Lo que ha hecho es una auténtica barbaridad contra el deporte español. Cuando alguien quiere decir algo, debe dar nombres. No puede generar mal ambiente y crear dudas. Es un resentido. No quiero ni oír hablar de él. Es un auténtico impresentable.

– Se aproximan las elecciones en el COE. ¿Cómo se siente?

– Las elecciones serán el primer día de diciembre. Yo me encuentro muy bien, muy fuerte, con mucho ánimo y con proyectos. Pero esperemos a que pasen los Juegos, que es lo más importante. Después hablaremos con distintos representantes para ver si es oportuno que haga un ciclo más o que termine. No es una decisión que me preocupe. Ahora estoy centrado en los Juegos. Lo que deba venir, vendrá. Si es bueno para el deporte español, maravilloso. Yo estoy bien y cuando llegue el momento escucharé las opiniones de todo el mundo. Tomaré la mejor decisión para el deporte español y para el Comité Olímpico Español.

Compartir el artículo

stats