Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda fase en Segunda División B

Celta B vs. Coruxo: prosiguen la emoción y la angustia

Lautaro, del Celta B, y Manu, del Coruxo, disputan un balón en el derbi.

Lautaro, del Celta B, y Manu, del Coruxo, disputan un balón en el derbi. Marta G. Brea

Escenas de júbilo o pesar en el derbi vigués a finales de marzo, sin tiempo en realidad para que ninguno de esos sentimientos cuaje. La competición obliga a recomponerse enseguida. Segunda División B ha efectuado su criba en este año que mezcla pandemia y reconversión de categorías. El Celta B peleará por clasificarse para las eliminatorias de ascenso a Segunda. Sería el primer filial celeste en el fútbol profesional. El Coruxo intentará evitar el doble castigo del descenso a Tercera. Se arrastran todos los puntos cosechados en la primera fase. Prosiguen la emoción y la angustia.

Celta B - Ascenso a Segunda División

Con derecho a soñar y el deber de competir

Onésimo acatará la decisión del club pero le gustaría disputar la fase en Balaídos

Abrazos de los jugadores del Celta B sobre el césped de O Vao. Han asegurado la plaza en Primera RFEF, el objetivo marcado por el club. Se les abre ahora el no va más: clasificarse para las eliminatorias de ascenso a Segunda. Todos los conjuntos, salvo el Burgos, se comprimen en un punto de diferencia. “Es todo atípico, diferente. Hemos acabado una fase de la mejor manera posible. Lo disfrutamos ayer y hoy. Y ahora importa lo que viene”, sentencia el entrenador del Celta B, Onésimo Sánchez. “Se trata de seguir teniendo ambición e intentar imponer lo que pretendemos”.

Onésimo invita a sus jugadores a soñar y, como mínimo, a madurar en el empeño: “Nada es fácil. No es fácil quedarse en la misma categoría, no es fácil subir a la nueva, no es fácil quedar primero… Además, lo fácil a veces amanera. El fútbol es competir. Nuestra lectura va a ser que en los partidos pasen muchas cosas de las que trabajamos. Veo a los chicos preparados, en la fase en la que estuviésemos. Nos toca esta que es ilusionante, muy apecible. Mucha gente quisiera estar donde estamos. Lo vamos a disfrutar, pero también a competir”, insiste.

Se debuta en la fase contra el Valladolid Promesas. Onésimo jugó en el club pucelano y ha entrenado tanto a su filial como al primer equipo. “Mi sentimiento es blanquivioleta desde la cuna”. Respecto al Promesas, describe: “Va a ser un rival duro, con gente experta dentro de su juventud. Somos dos equipos que apostaremos por manejar. Nos podemos sentir cómodos dentro de la dificultad, en un partido bonito. Al entrenador, Javi Baraja, lo tuve como jugador mío. Le tengo mucho cariño. Está haciendo muy buenas temporadas ya desde el juvenil. Será un partido apasionante, con gente que quiere crear”.

Al Burgos y a la Cultural Leonesa los califica como “hechos para pelear por el ascenso”. Los burgaleses parten con una notable ventaja. “El Burgos es un club al que le tengo cariño, jugué allí también. Es el favorito por todo. Se lo ha merecido. El campo no engaña. Tiene dónde elegir en la plantilla. Son pocas jornadas y mucha ventaja. Lo tienen casi hecho. Pero en el fútbol ‘casi’ es un disparo que va al palo, no es gol. No puedes dar nada por sentado”, advierte.

“La Cultu tienen muy buen respaldo, muy buena base, siempre en fases de ascenso, llegando lejos en la Copa del Rey, con jugadores que militado en Segunda o Primera. Pero también han sido rivales poderosos Dépor, Pontevedra, Ferrol… Es motivante y es lo que quiero que mi gente sienta”, propone.

Onésimo deja entrever que le gustaría disputar esta fase en Balaídos: “No es un tema que me preocupe especialmente. Obviamente queremos jugar en el mejor escenario posible. El club decide. Si me piden opinión, yo quiero que mi gente juegue en los mejores campos de España, de Europa… Cuanto mejor sea el escenario, más posibilidades de jugar mejor al fútbol. Partiendo de la base de que se puede jugar bien en todos los sitios haciendo lo que se trabaja, nos esforzamos para que estos jugadores estén en la élite”.

Coruxo - Permanencia en Segunda RFEF

Cinco victorias en ocho partidos, el objetivo

Dos filiales de extremada juventud y dos equipos de perfil más clásico, los rivales de los verdes

El Coruxo luchará por la permanencia en Segunda RFEF. Iniciará esa batalla con 20 puntos, igual que el Lealtad, a un punto de Pontevedra y Oviedo B y con un punto de ventaja sobre Salamanca. El Sporting B dispone de 16 puntos. Covadonga y Guijuelo se encuentran más distanciados, casi desahuciados, aunque probablemente ejerzan como jueces de otros mediante los puntos que arrebaten. Los dos primeros de cada grupo y los mejores terceros evitarán el doble descenso en una temporada dramática.

“Nosotros ya estamos mentalmente preparados para lo que nos viene. Ya sabíamos que íbamos a jugar en este grupo. Lo que nos viene es un reto”, valora el entrenador del Coruxo, Míchel Alonso. “Con la reestructuración, de alguna manera se puede decir que descendemos una categoría, pero el drama vendría si bajas dos. Tenemos que pelear contra eso. Creo que el equipo llega bien. Estamos preparados para afrontar esto”, asegura

Al Coruxo lo ha lastrado la falta de gol en las primeras jornadas (tardaron 460 minutos en lograr el primer tanto) y las siete derrotas consecutivas como visitante. Su rendimiento ha crecido conforme avanzaba la campaña, al punto de flirtear con la zona intermedia. Pero ya habían asumido cuál sería su pelea. “En cierto sentido, cuando acabó la primera vuelta y teníamos 7 puntos, el objetivo era llegar a esos 20 puntos o acercarnos. Era lo que nos podía dar competir en igualdad de condiciones en esta segunda fase. La parte positiva es que estamos como el resto”, señala Míchel Alonso, que fija un horizonte exigente a su plantilla. “Es complicado. Es todo tan nuevo.”, comenta sobre la cuenta de puntos que serán necesarios “Pero por lo menos habrá que ganar cinco partidos de los ocho. Por ahí andará”.

La liguilla arrancará recibiendo al Sporting de Gijón B en O Vao. “Los he visto la semana pasada en directo”, revela el preparador verde. “Nuestro primer rival es un equipo muy joven. Está muy condicionado por tener ocho o nueve jugadores en dinámica de primer equipo, subiendo y bajando. Variará bastante si pueden contar esos futbolistas o no. Solo tienen un jugador que no es sub 23. El resto son jugadores muy jóvenes”, recalca.

El análisis no resulta diferente respecto al otro filial en el catálogo de adversarios. “El Oviedo B es parecido, de un perfil de jugadores jóvenes, más incluso que en los últimos años”.

La definición es diametralmente opuesta en lo que toca a los otros dos contendientes. “El Lealtad es un equipo similar al nuestro en todo, en configuración de plantilla, con un campo parecido al Vao”, señala Míchel Alonso, que no se fía de la baja puntuación del Covadonga. “Será un rival muy complicado en su casa. El campo es de hierba artificial, de la antigua. Tienen un futbolista que está destacando mucho arriba, que es Javi Martón, un delantero de la Real Sociedad”.

Compartir el artículo

stats