La selección española no falló y certificó su clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio, tras imponerse por un claro 16-31 a Argentina, en un encuentro que las “Guerreras” desnivelaron a su favor con su gran trabajo defensivo en el tramo final de la primera parte. Un frenético ejercicio de piernas y brazos perfectamente respaldado, como no, por la incombustible Silvia Navarro, que permitió a las de Carlos Viver llegar al descanso con una renta de nueve goles (10-19), que convirtió en un trámite la segunda mitad.

“Para poder sacar el partido adelante habrá que igualar la garra de las argentinas”, aseguró la central gallega Alicia Fernández en la previa del encuentro. Este mensaje pareció calar en el seno del conjunto español, que desde el primer minuto se aplicó con la máxima intensidad, sobre todo, en defensa.

El conjunto español tuvo algunos problemas cuando se olvidó de buscar a sus jugadoras de segunda línea y trató de superar a la defensa argentina con lanzamientos lejanos, que sólo sirvieron para agrandar las estadísticas de la guardameta del Guardés Marisol Carratú.

Un empecinamiento que permitió a Argentina volver a engancharse al partido, pero a base de piernas y más piernas la selección española ahogó por completo el ataque del conjunto argentino. La guardameta Darly Zoqbi cerró a cal y canto la portería del equipo español, que con las espaldas bien cubiertas dio un definitivo acelerón en el marcador (16-31).