El Manchester City de Pep Guardiola cayó ayer en el derbi ciudadano ante el Manchester United. Es noticia porque la derrota impidió la sentencia virtual de la Premier League. Además, los red devils cortaron en seco la racha de récord que llevaba en los últimos meses los citizens. Sin embargo, esta victoria moral no mete en la pelea a un United que hace apenas unas semanas pensaba que podría volver a luchar por el título tantos años después. Pero el fútbol le ha puesto su techo: están para meterse en Champions League y poco más. El City es inalcanzable todavía para sus rivales.

La derrota de ayer corta la enorme racha de un conjunto que acumulaba 21 victorias consecutivas entre todas las competiciones, 15 de ellas en Premier, y un total de 27 duelos sin conocer la derrota. Son números que antes solo había logrado en Inglaterra el Arsenal de Wenger.

Pese a este tropiezo, el City parece no tener techo, y esto es llamativo teniendo en cuenta el irregular y sorprendente mal comienzo de la temporada que cuajaron los sky blues. Y es que Guardiola firmó esta temporada su peor arranque liguero como entrenador y el City el peor desde 2009, antes de convertirse en un gigante del fútbol a golpe de dinero de catarí.

Entre los partidos atrasados por su participación en la atípica fase final de la Champions celebrada en Lisboa en agosto, y el hecho de sumar solo 12 de los primeros 24 puntos disputados, parecía que el City de Guardiola empezaba a mostrar claros síntomas de agotamiento y que esta temporada sería el epílogo de una época exitosa. Hasta la jornada 14, los citizens estaban a ocho puntos de un liderato que entonces marcaba el Tottenham de Mourinho.

Liverpool, el propio Tottenham y United parecían mucho más fuertes esta campaña pero, de repente, comenzó la racha triunfal del City y se cambiaron las tornas, con sus rivales mostrándose muy irregulares y dejándose puntos inexplicables. Con excepción del United, nadie pudo seguir el ritmo impuesto por un conjunto que, si bien no es tan espectacular en fase ofensiva como el de la temporada 2017-18 en la que sumó 100 puntos y 106 goles, en esta ocasión Pep parece haber dado con la tecla para armar una defensa efectiva, lo que había sido su talón de Aquiles desde su llegada a la Premier League. Con sonoros fichajes millonarios para la zaga del City que fracasaron estrepitosamente, hasta este año el nuevo rico del fútbol no consiguió armar una defensa férrea. Es más, en esta temporada el City logró acabar hasta 24 encuentros sin encajar ni un solo gol con su portero, Ederson, aprovechándose de esa seriedad defensiva y logrando también unas espectaculares cifras individuales.

Kyle Walker en el lateral derecho y el ucraniano Oleksandr Zinchenko en el izquierdo ven sus posiciones reforzadas a menudo por el portugués Joao Cancelo, que puede jugar en ambos costados y destaca por sus centros precisos y sus incursiones al ataque. Está alcanzando con Guardiola el mejor nivel de su carrera.

Otro luso, Rúben Dias, llegado este verano del Benfica, se está consolidando en el centro de la defensa y es una de las grandes sorpresas a nivel defensivo de toda la Premier League. Le acompaña en el eje de la zaga John Stones. También destaca, sobre todo en sus duelos aéreos, el francés Aymeric Laporte, que le da relevo a los dos anteriores.

Si la clave de la gran racha de este City está en su defensa sólida, beneficiada quizá de la irregularidad de los que deberían ser sus máximos rivales por el título, en el medio del campo destaca una figura sobre todas ellas. Se trata del alemán Gündogan, que a sus 30 años está cuajando la mejor temporada de su vida. Tanto de pivote como jugando por delante del español Rodrigo, Gündogan se ha destapado como un llegador infalible. Sobre todo desde que arrancó el 2021, no para de anotar goles. De hecho, en Premier es el máximo goleador del club pese a no ser ni de lejos un atacante. Acumula 11 goles, seguido por un Raheem Sterling que combina las tres posiciones de ataque aunque suele participar entrando al área desde la banda izquierda.

Kevin de Bruyne se mantiene como la máxima estrella de la plantilla y, jugando tanto en la creación como en la mediapunta, ha sumado ya 11 asistencias en Premier League y otras 4 en Champions League.

La cantidad de variantes ofensivas con las que cuenta el City es inagotable. Bernardo Silva, pese a perder un poco el carácter de jugador imprescindible de su primer año en Manchester, sigue siendo uno de los mejores asistentes de la plantilla a pesar de comenzar muchas veces desde el banquillo. En la línea de ataque, Sterling está complementado a la perfección, desde la banda derecha, por el talentoso Riyad Mahrez. El argelino, que saltó a la fama como la gran estrella del Leicester City campeón de 2016, es un seguro. Su gran golpeo, su visión de juego y, sobre todo, esos amagos que hace antes de cada regate sentando a defensas rivales que nunca saben si disparará o no, están haciendo las delicias de los aficionados del lado azul de Manchester. Mahrez acumula ya 7 goles y 4 asistencias en liga.

Es en la posición de delantero centro en donde se le abrían las grietas este año al City, por las continuas lesiones del que es el máximo goleador histórico de la entidad, el Kun Agüero. Sin embargo, sus compañeros ni siquiera están notando la baja del argentino, con un grupo de atacantes que se reparten los goles e incluso con algunos encuentros sin referencia en punta, muy al estilo de Guardiola apostándolo todo a la capacidad goleadora de sus muchos hombres de tres cuartos.

Delantera

En la competición regular el joven brasileño Gabriel Jesus se demuestra cada vez más como un acierto de la secretaría técnica citizen. Este año suma 6 tantos en Premier y 2 en Champions. En la faceta anotadora recibe una ayuda de Phil Foden , una de las mayores esperanzas de la selección inglesa a corto plazo, sobre todo por sus sobresalientes actuaciones en las categorías inferiores del país. Con 20 años, Foden puede actuar de punta o caído a cualquiera de las bandas. También más retrasado. Acumula ya seis goles y tres asistencias en liga. Otro español es una pieza importante en el esquema guardiolista. Se trata de Ferrán Torres. Aunque su primera campaña en las islas birtánicas está siendo irregular, en Champions ha tenido más oportunidades y ha respondido con cuatro tantos.

Con la liga en el bolsillo, es precisamente la Champions League la eterna asignatura pendiente del City desde que recibió el dinero del gas y del petróleo. La temporada del conjunto de Pep, pese a los récords, se valorará sobre todo por lo lejos que llegue en competición europea.