El Atlético, después de los dos tropiezos seguidos contra el Levante, se reencontró con su versión efectiva y con el triunfo al imponerse a un rival exigente como el Villarreal, con lo que responde a la presión ejercida por el Barcelona, que el sábado venció al Sevilla, y a la espera de que el Real Madrid cierre la vigésima quinta jornada de LaLiga Santander hoy frente a la Real Sociedad.

En La Cerámica encontró el equipo de Diego Pablo Simeone el acierto en ambas áreas que le había faltado ante el Levante. Además, evitó que la portería de Jan Oblak volviera a ser batida como en los ocho encuentros previos. El meta esloveno tuvo también buena culpa de ello en determinadas acciones. Pero es que el trabajo de todo el bloque, tanto en la presión arriba como atrás cuando el conjunto de Unai Emery le obligó fue el del auténtico líder de la Liga, que se apuntó un triunfo imprescindible sobre todo antes del derbi de la próxima semana contra el Real Madrid en el Wanda Metropolitano.

Los intentos del Villarreal no encontraron la recompensa ansiada para cerrar una racha que ahora es de siete encuentros sin ganar, lo que le deja fuera de los puestos europeos, a los que accede el Betis .

El Villarreal arrancó con mas intensidad y centrado el partido. La presión del equipo de Unai Emery generó problemas al Atlético para conectar con sus jugadores interiores, aunque paulatinamente el juego se equilibró sin que ninguno de los dos equipos dominase. Hasta el minuto 24 no llegó la primera ocasión de gol en un disparo de Saúl desde fuera del área que mandó a córner Asenjo y que fue el preludio del primer tanto del partido pero que precisó de VAR para que se validase. Un centro de Lemar al segundo palo encontró el remate de cabeza deSavic y pese a que Asenjo logró repeler, el balón tocó en Pedraza en el suelo y entró en la meta local.

Los locales trataron de reaccionar intentó poner más ritmo a su juego y al partido y tuvo una buena opción de empatar en un complicado remate de Gerard Moreno pero que entre la defensa atlética y Oblak lograron sacar desde la misma línea de gol.

En el segundo tiempo el Atlético se mostró de entrada más cómodo sobre el campo ante un Villarreal más impreciso al que le costaba más combinar y mover el balón que en el primer tiempo. Pero la entrada de Bacca y Estupiñán dio más profundidad al Villarreal.

Sin embargo, cuando el conjunto colchonero pasaba por más apuros apareció Joao Félix, que había entrado tras el descanso, para aumentar la ventaja de su equipo aprovechando un mal despeje de Pau Torres.

Sin un juego brillante, la ventaja dio un mayor sosiego al juego del Atlético ante un Villarreal que buscaba avanzar metros pero sin claridad de ideas ante el buen entramado del conjunto madrileño y cuando llegó al área rival se precipitó en los metros finales.