Otro clásico para decidir un título en el baloncesto español. Real Madrid y Barcelona se enfrentan en la final esta tarde (18:30, Vamos) en un duelo en el que los de Jasikevicius pueden llegar como favoritos aunque nunca se sabe en un duelo entre estos dos equipos. Los de Laso sufrieron ante un Tenerife que llegó a dominar por 18 puntos en el primer tiempo. El Barcelona en cambio dominó a un Baskonia que no fue capaz de mostrar la buena cara de las últimas semanas.

El Real Madrid se clasificó tras vencer al Lenovo Tenerife por 85-79 en un partido que el equipo canario dominó los primeros 28 minutos y en el que la actuación de Fabien Causeur y Gabriel Deck, ambos con 18 puntos, resultó fundamental.

A golpe de triple saltó el Tenerife al partido, con Bruno Fitipaldo y Aaron Doonerkamp como primeros francotiradores. Fran Guerra también contribuyó con un 2+1 tras superar a Walter ‘Edy’ Tavares, 3-9 (min.2.15)

La energía de los insulares en el juego de ataque y defensa, no fue bien asimilado por un Real Madrid un tanto contemplativo en defensa y sin un ataque decisivo.

En el segundo cuarto, el triple canario volvió a tomar protagonismo con dos de Tyler Cavanaugh y dos de Fitipaldo para cerrar un parcial de 3-16 en los primeros cinco minutos, momento en el que Pablo Laso decidió poner fin a esa dinámica forzando una técnica.

El 22-40 (m.15.15) fue la máxima renta del Tenerife y el punto de inflexión del Madrid. Sergio Llull fue el que comenzó la remontada con dos canastas directas, como había solicitado su entrenador.

Atacando directamente el aro a la primera ocasión, sin buscar jugadas elaboradas, el Madrid comenzó a anotar. También subió el nivel defensivo y las tornas se cambiaron, consiguiendo el Madrid un parcial de 15-4 en los cuatro minutos posteriores a la técnica de Laso.

Del desastre madridista que vaticinaban esos 18 puntos de desventaja se pasó a un 40-46 al final de los primeros 20 minutos de juego.

Pese a salir más concienciado de la necesidad de aumentar su eficacia defensiva, la buena organización en ataque del Tenerife y su eficacia hicieron que la ventaja ventaja volviera a aumentar, 46-55 (m.23.30).

Txus Vidorreta volvió a calcar el plan de partido de la primera parte, dando entrada en ese momento a Huertas y Shermadini. El Madrid, a trancas y barrancas, con esfuerzo comenzó a reducir diferencias, 55-59 (m.27) y ponerse por primera vez en todo el partido arriba en el marcador, 61-59 a falta de minuto y medio, tras una cabalgada de Fabien Causeur. El parcial en los últimos tres minutos del tercer cuarto fue de 10-2, lo que permitió al Madrid cerrarlo con 65-62.

El marcador se paró en el inicio del cuarto de la verdad, 2-2 en los primeros 3 minutos, 67-64. Causeur y Deck tomaron el mando de la situación y el Madrid adquirió una renta importante de 7 puntos, 79-72 a falta de menos de tres minutos.

El Barça se clasificó tras batir al TD Systems Baskonia con el liderazgo anotador de Nikola Mirotic (16) y Cory Higgins (15) frente a un rival que nunca dio el partido por perdido con Pierria Henry (19) como referente.

A golpe de triples, Abrines, Higgins, Mirotic por partida doble y Hanga, el húngaro sobre la bocina del segundo cuarto, estiraron en el marcador al equipo azulgrana, que llegó al descanso con una máxima renta de 11 puntos (38-27). En el Baskonia, la epopeya de Henry no encontraba ayudantes.

El Barça olió la sangre en el intermedio y salió a despedazar del todo a su adversario. Sin aflojar en defensa, también sumó el contraataque a su lista de armas y de esta forma firmó Mirotic la máxima renta de 17 para su equipo (44-27). Pese al despertar de Jekiri, el Barça tenía bien sujeta la presa y con la anotación exterior de Higgins y Kuric parecía dejar la eliminatoria sentenciada al inicio del último cuarto (67-47).

Sin embargo, Jasikevicius y sus pupilos aún se llevaron un sofocón de los grandes al dar por muerto antes de tiempo al riva. Con Vildoza mandando por fuera y Jekiri reinando por dentro, el Baskonia apretó los dientes, se lo fue creyendo e inyectó emoción a la semifinal con un gran parcial de 2-18 (69-65, min.37). Pero se quedó en un susto.