El Manchester City superó (3-0) al Tottenham en la jornada 24 de la Premier, en su 16ª victoria seguida entre todas las competiciones, un ritmo de récord que amenaza con sentenciar la Premier, ya casi imposible para el Liverpool, que encajó una nueva derrota (3-1) ante el Leicester City.

Los de Pep Guardiola sumaron una nueva víctima importante, tras ganar en Anfield hace una semana, en su racha triunfal. Gundogan fue de nuevo el hombre gol de los celestes y además quien provocó el penalti de Hoejbjerg para el 1-0 de Rodri. Con fortuna, el centrocampista español convirtió desde el punto fatídico que lo estaba siendo para el City por su falta de acierto.

En la reanudación Gundogan castigó con el 2-0 a pase de Sterling, con Lloris de nuevo pudiendo hacer más, y el alemán sentenció en el 66’ convirtiendo un pase de su portero Ederson. El líder City suma así 53 puntos por los 46 del Leicester, con un partido más, y 45 del United, mientras que el Liverpool se ve a 13, también con uno más jugado que el líder, y el Tottenham, lejos de Europa con 36.

Con dos victorias en los últimos 10 partidos, el vigente campeón dejó claro su crisis ante un rival directo. Los hasta hace poco invencibles ‘reds’ dejaron otra triste imagen con errores que condenan casi de manera definitiva la opción de repetir título.

Otro golpe del Liverpool

Un año después de un recital en el King Power Stadium, el Liverpool capituló en los últimos 12 minutos con su tercera derrota seguida en Premier. El peor momento de la era Klopp llegó con la remontada de los ‘Foxes’ al tanto de Salah ya en la segunda parte. Maddison de falta directa, Vardy, en una lamentable salida del meta Alisson, y Barnes, a la contra, pusieron el 3-1.

El portero brasileño volvió a ser triste protagonista como en la goleada encajada ante el City y el Liverpool se ve a 13 puntos de los de Mánchester con un partido más. Mientras, el Leicester sigue en la pelea, segundo de manera provisional a la espera de lo que haga el United en el encuentro que le enfrenta esta tarde ante el West Bromwich de Okay. La Liga en Inglaterra cada vez parece más cercana a Guardiola.