Fran Escribá vuelve a los banquillos, y se hace hueco en Primera División. Más bien, retorna a una casa conocida para el valenciano como es el Elche CF, lugar donde consiguió los mejores resultados y sensaciones tras ascender con los ilicitanos en 2013 y mantenerlos en la máxima categoría durante dos temporadas. Una nueva etapa del ex entrenador del Celta, que no visitará Balaídos ni se enfrentará al cuadro de Coudet una vez disputados ambos partidos de temporada entre los dos equipos.

Un club ilicitano que vive horas muy bajas. Tras arrancar la temporada con fuerza, 16 jornadas sin ganar ( 8 empates y 8 derrotas) los hunde en la tabla clasificatoria, hasta el punto de que su entrenador anterior, Jorge Almirón, presentase su dimisión en la sala de prensa de Balaídos al no verse capacitado para resurgir un barco a la deriva.

Con una plantilla limitada y la moral tocada, Escribá deberá poner mucho ímpetu en resucitar al Elche, si no quiere ver como se queda sin opciones para la salvación mientras transcurren las jornadas ligueras. El valenciano consiguió mantener al Celta en Primera tras un agónico final de temporada, manteniendo su puesta para comenzar el curso 2019-2020. Su fútbol poco arriesgado, sin casar con las virtudes ofensivas del equipo celeste, dio con su cese a primeros de noviembre, tras conseguir 9 puntos en las primeras 12 jornadas de liga.