El Athletic y el Valencia firmaron tablas en un partido en el que ninguno acabó contento con el resultado, el equipo local porque se adelantó con un gol en propia puerta de Hugo Guillamón y pudo haber marcado el 2-0 y el visitante porque soñó con la remontada tras el 1-1 de Gabriel Paulista.

Fue un partido tedioso en una primera mitad que acabó con el desgraciado tanto de Guillamón en propia meta tras cabalgada y centro de Jon Morcillo por la banda izquierda.

Mucho más entretenido y ofensivo resultó el segundo tiempo, en el que el conjunto vasco gozó de ocasiones para lograr el 2-0, especialmente una clamorosa de Oihan Sancet a la que respondió impresionante Jaume Domènech, y el Valencia hasta pudo remontar tras el 1-1 que marcó Paulista en un imponente cabezazo.