Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevas normas del ciclismo: el cuadro no es para sentarse

A la izquierda, Jakob Fuglsan, sentado sobre el cuadro de la bicicleta en un descenso en el Tour de Francia

A la izquierda, Jakob Fuglsan, sentado sobre el cuadro de la bicicleta en un descenso en el Tour de Francia

El ciclismo tiene un componente de riesgo que todo profesional conoce y asume pero que se intenta tener bajo control. Para conseguirlo, la Unión Ciclista Internacional (UCI) ha decidido prohibir algunos comportamientos al considerar que pueden aumentar el riesgo de forma innecesaria. Lo más llamativo de las nuevas normas es la prohibición de hacer los descensos sentado en el cuadro, una posición que popularizó Chris Froome y que han imitado otros ciclistas para ser más aerodinámicos y ganarle algunos segundos al reloj.

Una decisión que los profesionales consideran que está más enfocada a evitar que los aficionados puedan sufrir algún percance tratando de imitarles que propiamente por la seguridad de los ciclistas. “Es ciclismo profesional y siempre sabes lo que haces, otro cosa es que al final el ciclista es un modelo y el peligro es que alguien lo imite y se ponga en riesgo”, dice el exciclista y campeón olímpico Samuel Sánchez. De hecho, para el ovetense, que precisamente era un gran especialista bajando, esta norma va a cambiar muy poco las cosas: “Se va a seguir bajando igual de rápido, la gente va a seguir tocando poco el freno”.

“El ciclista profesional siempre sabe lo que hace"

En una línea similar se expresa Santi Pérez. El también exciclista asturiano deja claro que “toda posición aerodinámica supone perder estabilidad” y en el caso de ir sentado en el cuadro “claro que provoca inestabilidad, pero se trata de profesionales y lo que buscan es la eficiencia”. Aun así, no le parece mal que se prohíba: “Si todo el mundo lo respeta, perfecto, bienvenido sea si es por seguridad”. Lo que también tiene bastante claro es que “se encontrará otra posición” y que “el ciclismo profesional es un deporte de riesgo”.

Las otras modificaciones que va a poner en marcha la UCI van enfocadas a evitar que los ciclistas tiren bidones de agua o cualquier otro objeto fuera de las zonas dedicadas a ello y otra serie de normas para las llegadas, en este caso para evitar que vallas u otros objetos que se sitúan en la meta puedan dañar al ciclista. Un bidón fue el causante de que Geraint Thomas tuviera que abandonar en la tercera etapa del pasado Giro. Por eso, tanto Santi Pérez como Samuel Sánchez están de acuerdo en que se incida en este tema, también por dar un ejemplo y evitar contaminar los lugares por lo que se pasa: “Todo lo que sea preservar una seguridad que es muy frágil está bien”.

Compartir el artículo

stats