Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BALONCESTO EN SILLA DE RUEDAS - Primera División

Una llamada a las puertas de la historia

Vicky Alonso, durante un partido con el UCAM Murcia. | FOTO: ARCHIVO

Vicky Alonso Vilariño (Vigo, 1982) se mudó a Murcia en 2019 con la ilusión de prepararse de la mejor manera posible para los Juegos de Tokio, una cita que iba a ser histórica para el baloncesto en silla de ruedas femenino español, que logró en el Europeo el billete para la cita paralímpica 28 años después de su última presencia. Tras Barcelona 92, en el que participó como anfitrión, España lograba clasificarse por méritos propios por primera vez gracias a su cuarto puesto en la cita continental.

Pero, además, la viguesa, que militó en el Amfiv y en el Basketmi Ferrol antes de su mudanza a Murcia, forma parte del ambicioso proyecto de su nuevo club, que este año volverá a intentar luchar por el ascenso a División de Honor.

Así que Vicky Alonso abandonó su zona de confort e hizo las maletas dispuesta a seguir retando a la historia, siempre que la situación sanitaria no trunque sus sueños. “El año pasado, que fue cuando me incorporé al equipo, empezamos regular, pero nos fuimos asentando a medida que avanzaban las jornadas. Llegamos a la fase final, pero justo el fin de semana que íbamos a empezar los play offs se decretó el estado de alarma y ya no se pudo jugar ningún tipo de partido ni torneo. Se mantuvieron entonces las posiciones en las que estábamos y no hubo opción de luchar por subir”, rememora.

El COVID-19 trajo también la noticia del aplazamiento de los Juegos, otro mazazo. “Fueron dos palos. El primero porque por la dinámica que estábamos llevando en el equipo, ya que estábamos en un momento deportivamente muy bueno, lo teníamos todo a nuestro favor para luchar por el ascenso. Y luego, el tema de los Juegos. No es un año perdido, pero sí que es un año en el que tus objetivos se vienen abajo totalmente”, afirma.

Pero son dos objetivos que retoma esta temporada. Toca volver a intentarlo. “Te tomas tu tiempo para asimilarlo, te rearmas de fuerzas y piensas en el próximo objetivo. Lo que pasa es que ahora los objetivos son más a corto plazo porque no sabemos hasta cuándo vamos a poder seguir jugando o cuándo la situación va a decir que hasta aquí hemos llegado. Así que, a nivel de equipo, vamos semana a semana”, afirma. Por el momento han podido disputar todos sus encuentros: “Vamos por buen camino. Además, hemos podido coger ya una buena dinámica. Ha sido un inicio muy similar a lo que nos había pasado el año anterior, porque había fichajes nuevos, algunos cambios y veníamos de una situación tan rara...”, explica.

“Hoy en día no se puede pensar mucho más allá porque no sabes cuándo se va a desbordar la situación, sanitariamente hablando, que es lo que provoca que cada comunidad tome las medidas que considere. Sabemos que algunas no permiten entrenamientos, otras sí. A nosotros, de momento, nos están permitiendo entrenar los viajes y disputar los partidos, pero no sabemos si la semana que viene cambiará”, asume. “Es duro pero al final se está convirtiendo en nuestra nueva normalidad. Ya llevamos desde septiembre afrontando todo semana a semana. Sabes que en cada entrenamiento lo tienes que dar todo porque puede ser un entrenamiento importante de cara al partido del fin de semana, o simplemente una sesión para no perder el ritmo para otros partidos porque el que tenías se aplaza. Es complicado porque, además, no depende solo de nosotros”, asume.

Su adaptación a Murcia y al equipo “fue difícil al principio”, admite. “Eran muchos cambios. Era un reto muy ilusionante, pero el cambio fue total. Estaba a mucha distancia de mi zona de confort, adaptándome a un nuevo hogar, a un nuevo equipo, con nuevos compañeros... Pero te tienes que adaptar. Además, me lo pusieron muy fácil porque la acogida fue espectacular, no se puede decir de otra manera”.

Reconoce ahora sentirse “temerosa” con las noticias que llegan sobre la cita paralímpica reprogramada para este verano. “Es tanto lo que nos ha costado conseguirlo y, de repente, se trunca. Fue un golpe muy duro, pero nosotras somos también duras y levantamos la cabeza, seguimos luchando y seguimos creyendo que se van a celebrar, que esta situación no va a empeorar tanto como para que llegue esa terrible noticia que ninguna queremos escuchar, porque si se cancelan sería perder eso que tanto nos ha costado conseguir”, subraya.

De todos modos, cree que “esta vez asimilaría mejor el hecho de que no se celebrasen. Creo que no sería tan duro como la vez pasada. Mantengo la ilusión, pero estoy temerosa”, reconoce. Además, “a día de hoy no hemos podido concentrarnos todavía con la selección. Ha sido muy duro, pero es algo que tampoco está en nuestras manos. Todo el mundo ha recibido un golpe duro en esta situación que estamos pasando y esta es una más. Sigo diciendo que estoy preparada en el sentido de que me sigue importando muchísimo más la salud. No me gustaría que nadie perdiera salud o la vida por esto. Si se celebran es porque ha mejorado la situación sanitaria y eso es lo que más deseo”.

Puntal importante en el proyecto de un quinteto femenino en la categoría

Vicky Alonso, que militó en el Amfiv y en el Basketmi Ferrol antes de su mudanza a Murcia, forma parte de un ambicioso proyecto liderado por Sonia Ruiz, capitana, presidenta, base y, hasta la pasada temporada, entrenadora de la escuadra pimentonera. Gracias a su empeño ha conseguido que por primera vez en 20 años un club cuente con un quinteto íntegramente femenino. El equipo ya mantenía a la internacional viguesa y con Beatriz Zudaire de la pasada campaña. Este año han incorporado a Lourdes Ortega y a Isa López. “Después se unió una sexta jugadora”, dice Alonso, que precisa que “encima, de las seis que somos, cinco estamos en la selección”. “Es algo que Sonia siempre ha tenido en la cabeza. Este año el reto sigue siendo llegar a División de Honor, pero con ese quinteto femenino. Es muy ilusionante llevar a cabo el sueño que siempre tuvo Sonia y poder formar parte de ello es increíble, histórico”, indica Alonso, orgullosa de ser uno de los puntales del proyecto de su compañera.

Compartir el artículo

stats