Tras dos jornadas sin jugar, debido a casos de covid en los equipos contrarios, el Arosa se enfrentó ayer al Ourense CF en el estadio de O Couto, encajando el primer gol de la temporada lejos de A Lomba.

La primera mitad la controlaron los arousanos, con mayor oportunidades de gol, mayor posesión y más tiros a puerta. Fue la tónica de los primeros 45 minutos, en donde el Ourense CF sufrieron con el juego desplegado por el arlequinado, Javi Otero. Sin embargo, lo más peligroso fue una falta sobre Borja Domingo, que le impidió continuar el resto del partido y tuvo que ser sustituido por César Rodríguez. 

Con la pérdida de Borja, su máximo goleador, el técnico local tuvo que recomponer su dibujo sobre el terreno de juego para buscar el gol que los pusiera por delante en el marcador.

A pesar de ello, el primer gol fue para el Arosa, que estrenó el marcador en el minuto 51 con un gol de Rober. 

El juego se fue poco a poco endureciendo, lo que obligó al colegiado del encuentro a comenzar a amonestar a los jugadores, llevándose la peor parte el cuadro arousano. El primero en ver el camino a los vestuarios fue Pedro García, en el minuto sesenta y uno, que vio la roja directa tras una entrada sobre Ces. Cuatro minutos más tarde era Mon el que veía la segunda amarilla, marchándose también al vestuario. Al Arosa le quedaba media hora por delante con dos jugadores menos. Los ourensanos pusieron cerco sobre la portería defendida por Álex Cobo, que aguantó el chaparrón como pudo.

Sin embargo, a un minuto para la conclusión del encuentro, llegó el tanto de la igualada para el Ourense que, curiosamente, es el primero que encaja el Arosa lejos de su terreno de juego de A Lomba, pero pudo aguantar hasta el final.