Primer partido del año de la División de Honor Plata Masculina y derbi para empezar. El Acanor Novás viaja a Lalín donde se verá las caras con el conjunto local en un partido de rivalidad atípico al estar las gradas vacías.

La semana también ha sido complicada para entrenar, ya que el toque de queda ha condicionado el trabajo de ambos equipos. Pero pese a todo, y después de más de un mes de parón, los equipos tienen ganas de volver a competir y serán de los pocos que puedan hacerlo, después del parón de la competición autonómica decretado por la Xunta como una de las medidas para frenar la expansión de la pandemia.

El Novás viaja al Lalín Arena con dos bajas importantes en defensa. No podrán participar ni Gaby Chaparro ni Marcos Dorado, pero el preparador del conjunto de O Rosal, Álvaro Senovilla, confía en os suyos. “Estaremos un poco condicionados por las bajas en defensa, pero tenemos la suerte de estar en una buena posición en la tabla y estamos haciendo partidos muy serios fuera de casa, muy concentrados, e intentaremos seguir sumando, para estar arriba”, afirmó.

Sobre el rival, elogios. Álvaro destacó que ha sabido sobreponerse a la baja de Jose Pereira: “Cogieron las riendas del equipo su hermano Román y Pachi y el Lalín es un equipo muy peligroso en casa, aunque al tener que disputarse a puerta cerrada, se hace un poco más gris la tarea de jugar en casa y mucho más al ser un derbi”. Y es que finalmente, por la evolución de la pandemia de la COVID-19 en Lalín, el partido se celebrará a puerta cerrada, aunque podrá seguirse por streaming.