Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ATLETISMO

El regreso a los orígenes de Sandra Mosquera

Sandra Mosquera, durante un cross en San Miguel de Oia

Sandra Mosquera, durante un cross en San Miguel de Oia Marta G. Brea

“Cuando me fui, tenía muy claro que algún día volvería”, dice Sandra Mosquera, que por fin ha podido volver a lucir los colores del club que la vio nacer, el Comesaña Sporting Club. Tras tres temporadas en el Adas Proinor de O Barco, este es, para ella, el mejor momento para volver al calor del hogar y lo hace, además, en un buen momento atlético ya que su entrenamiento alternativo durante el confinamiento parece que le ha ayudado a dejar atrás las lesiones.

La mediondista viguesa Sandra Mosquera ha vuelvo a vestir los colores del Comesaña Sporting Club, club que la vio nacer como atleta. El pasado 5 de enero, en el III Torneo de Reis, Mosquera volvió a lucir los colores del club de sus amores, rubricando el regreso a sus orígenes tras un año convulso marcado por el coronavirus y la falta de competiciones.

“Desde que era pequeña empecé en el Comesaña, me crié como quien dice en el Comesaña y los mejores años también los pasé en ese club”, relata la atleta. Fue un cúmulo de circunstancias lo que derivó en su fichaje por el Adas Proinor en la temporada 2016/17, ya que además de tener un nivel importante en campo a través, modalidad por la que siente predilección (“es lo que más me gusta y lo que mejor se da”, indica), coincidió en una época en la que el Comesaña atravesaba una “mala etapa” en la que “no podía hacer frente a esos gastos”. “Desde el Adas me ofrecieron una mejor oferta en ese momento y me fui, pero sabiendo que volvería en el momento en el que ellos pudiesen superar esa crisis que atravesaban”, afirma. “Tenía seguro que cuando ellos pasaran ese bache, yo iba a regresar”, insiste. Incluso fue una opción que barajó el año pasado. “Pero este año el impulso que me dio fue que han vuelto a poner un baremo de premios que hace que yo tenga un mejor balance económico en este club y, por otro lado, con este tema de la pandemia ahora mismo todo es muy incierto y no sabemos si vamos a tener campeonato de España y demás, por lo que no era algo prioritario para mí este año. Este año mi prioridad es estar cómoda, poder competir en lo que dejen competir a nivel individual sobre todo y qué mejor año que este para volver al equipo que mejor me trató; en el Adas estuve muy contenta también pero como en el Comesaña, no”, indica.

“Tengo ganas de competir y demostrar el momento en el que estoy”, dice

decoration

Sandra Mosquera, durante un cross en San Miguel de Oia Marta G. Brea

Mosquera tendrá a Oliva Román como entrenadora. “Empecé con Oliva cuando estaba en el Comesaña. Luego, durante unos años estuve con José Enrique Villacorta, que es el responsable de fondo de la Española, pero luego volví con Oliva otra vez, ya llevo dos años con ella”, puntualiza. “Vuelvo a mis orígenes, con mi entrenadora de toda la vida y en mi club de toda la vida”, proclama ante el panorama de un año “incierto”. “No tenemos ninguna competición a corto plazo y los objetivos tampoco están claros porque la Federación Española ha puesto el Campeonato de España de cross a finales de febrero, que ese sería el objetivo, pero tampoco sé si se va a disputar llegado el momento tal y como están las cosas”, se lamenta. Ante eso, la opción es “seguir entrenando”, para estar preparada llegado el momento.

La nota positiva es que “sin quererlo”, el confinamiento ha traído efectos positivos para ella. “Después de unos años en los que he enlazado bastantes lesiones, durante el confinamiento hice un entrenamiento alternativo, hice un montón de horas de rodillo, sin correr, y no sé si es que me ha venido bien, pero a partir de la pandemia he podido enlazar entrenamientos sin lesionarme y la verdad es que ahora estoy en el mejor momento desde hace un montón de años, estoy entrenando muy bien y tengo un montón de ganas de competir y demostrar el momento en el que estoy”, anuncia.

Precisamente, el día 5, en Pontevedra, pudo medirse con rivales de nivel en los 3.000 metros lisos, con muy buenas sensaciones. “Me he visto bastante competitiva y estoy animada”, confiesa ante un año “un poco incierto” pese al que, dadas las circunstancias, se muestra “ilusionada”. “Veo que estoy entrenando bien y que cada vez me voy encontrando un poquito mejor y, ante eso, intentas aprovechar el momento aunque no haya competición, por lo menos entrenar un poco mejor cada día porque al final tienesuna pequeña competición contigo misma cada día; me gustaría poder demostrar el momento en el que estoy, pero de momento va bien la cosa y estoy ilusionada”. “Atléticamente estoy contenta porque, dadas las circunstancias, en el año en el que estamos, poder entrenar ya es bastante”.

Compartir el artículo

stats