Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

WATERPOLO

Un pulso a la adversidad

La sección de waterpolo del Náutico de Vigo recurre a opciones como torneos internos ante la imposibilidad de retomar, por ahora, las competiciones federadas

Luis Vilavedra, con el equipo cadete femenino FdV

Una década de trabajo sumida en la incertidumbre. Es la situación actual de la sección de waterpolo del Náutico de Vigo, donde pese a que desde el mes de mayo han retomado los entrenamientos no tienen, por ahora, la previsión de volver a competir. El club se las ingenia con iniciativas como el torneo interno de este fin de semana para mantener la ilusión entre sus deportistas: “Es la manera de que sigan trabajano lo mejor que puedan”.

Rendirse no es una opción. Es el mantra que inunda la piscina del Real Club Náutico de Vigo para su sección de waterpolo, que vive sumida en la incertidumbre tras muchos meses de inactividad desde marzo y sin competiciones a la vista. Pese a todo, agudizan el ingenio para mantener el ánimo y que sus deportistas no decaigan ni en ilusión ni en rendimiento.

La situación provocada por el COVID-19 ha tenido importantes repercusiones en el club, que además este año iba a ser una de las sedes del WP Kids Tour, un circuito nacional de waterpolo de formación organizado por European Sports Dreamers. Pese a todo, tras nueve meses sin competir y sin sensación de que la cosa vaya a cambiar pronto, “seguimos trabajando, buscando la manera de motivar, de generar algo de ilusión para no tirar con el trabajo de años”, dice el técnico responsable de la sección del club, Luis Vilavedra, que sin embargo muestra su decepción porque ninguna de sus deportistas ha sido incluida en la en la última convocatoria de la Federación Española de Natación para el equipo nacional infantil.

“Yo espero que vayan a tener más oportunidades”, dice Vilavedra, que también apunta que hay otros chicos de la sección que estarían en la misma situación. “En una temporada normal estaríamos con tres convocados como mínimo, con lo que eso supone para ellos, el premio a su esfuerzo y a su trayectoria”, añade.

Uno de los mayores contratiempos es que “aquí en Galicia no estamos compitiendo”. En el Náutico han retomado los entrenamientos desde el mes de mayo, pero llevan desde marzo sin competir. “Aquí en Galicia no se puede en ninguna categoría, mientras que en algunas comunidades si lo están haciendo, al menos en sénior”, subraya el técnico: “No somos los únicos, es verdad, pero…”.

“Seguimos buscando la manera de motivarles para no tirar el trabajo de años”

decoration

Ante este panorama, se hace “muy difícil” mantener la motivación entre sus deportistas. “Nos está costando muchísimo”, desvela. Tratando de agudizar el ingenio, han puesto en marcha un “torneo interno” para hoy sábado y domingo, con la denominación de Copa 2020 QTDN 4+1: “Es como un entrenamiento, pero un poco más serio”, dice Vilavedra. “Buscamos la manera de que sigan motivados y de que sigan trabajando lo mejor que puedan. Hacemos torneos internos de este estilo entre ellos para que tengan esa mínima competitividad, pero claro, no tiene nada que ver, les faltan esos objetivos que ahora mismo no tienen esta temporada. No sabemos si se va a poder competir antes del verano o no y estamos en un terreno de incertidumbre, no sabemos qué va a pasar”.

Los esfuerzos del club parece que funcionan, al menos por el momento. “Yo creí que íbamos a tener una repercusión más grande de la que hemos tenido. Ha habido bajas, porque hay que entender que algunos pierden la motivación y las ganas, pero también hemos tenido altas, sobre todo en edades de categorías base, y estamos en un nivel muy parecido, en cuanto a número de licencias, del que teníamos la temporada pasada. Un poco por debajo, pero en unas cifras muy similares”, sostiene Vilavedra.

Cartel del torneo interno que organizan este fin de semana @waterpolorcnv

“La dificultad para mantener a los chavales será cada vez mayor porque les va costando cada vez más”

decoration

En cuanto a las competiciones, muchas han sido las que se han quedado también en el tintero. “Esto nos llegó en el peor momento posible porque desde que se retomó la sección este año era nuestra décima temporada. Ya teníamos a los dos equipos por primera vez prácticamente clasificados para disputar los play offs de las ligas de División de Honor. El masculino absoluto este año había sido subcampeón de la Copa Galicia y en categorías de base ya teníamos varios equipos que eran virtuales campeones y a algún otro le faltaba igual algún partido”, subraya.

Por ahora no hay todavía ningún plazo establecido en Galicia para volver a competir. “En Cataluña, Andalucía o País Vasco ya están compitiendo, la mayoría de ellas en todas las categorías y otras como País Vasco solo los mayores, pero ya están en marcha de alguna manera y ya tienen un horizonte con objetivos, algo por lo que entrenar y por lo que trabajar”, dice Vilavedra, que apunta que “aquí todavía no nos lo permiten”. Al tratarse de un deporte de contacto, es obligatorio el uso de mascarilla para entrenar y competir, algo inviable en el agua. “Hay un informe que apunta que el tratamiento que se aplica al agua de las piscinas inutiliza el virus, pero aquí no se ha tenido en cuenta, no como en otras comunidades que ya están en marcha”. De prolongarse mucho más la situación, el técnico dice que “la dificultad para mantener a los chavales será cada vez mayor porque les va costando cada vez más”, se lamenta.

Compartir el artículo

stats