Marc Gasol jugará en los Lakers las dos próximas temporadas. Los flamantes campeones de la NBA han apostado por el pívot catalán, de 35 años, para reforzar su juego interior y defender el título en la nueva temporada que empezará el 22 de diciembre. Marc Gasol, por su parte, se asegura la posibilidad de pelear por su segundo anillo, tras el de 2019 con los Raptors, una prioridad que en el tramo final de su carrera ha antepuesto a la de un buen acuerdo económico.

El trato está pendiente de que se cierren los últimos detalles, entre ellos el tema económico, y que los Lakers le den carácter oficial. De los 25 millones que ha cobrado este año, Marc pasaría al acuerdo mínimo para un veterano con más de 10 años en la Liga: unos 2,5 millones por cada una de las dos campañas. Por esa razón, Marc Gasol aún guarda silencio mientras apura los últimos días en su casa de Girona, antes de emprender viaje hacia Los Ángeles.

El interés por Marc Gasol, convertido en agente libre esta pretemporada, venía de lejos. Los Lakers, Clippers, Mavericks y los propios Raptors, donde ha jugado en las dos últimas temporadas, lo pretendían. Pero han sido los Lakers los que han encajado todas las piezas del puzzle. Después de confirmarse la marcha de Dwight Howard a los Philadelphia 76ers, el equipo propiedad de Jeannie Buss y gestionado por Rob Pelinka, director de operaciones y exrepresentante de Kobe, han preferido desprenderse del pívot Javale McGee, traspasándolo a Cleveland Cavaliers, y ofrecerle un contrato de dos años a Marc.

Catalogado como uno de los pívots más inteligentes de la Liga, tres veces All Star y elegido Mejor Jugador Defensivo en 2013, Marc Gasol ofrecerá a los Lakers talento y visión de juego, solidez defensiva y amenaza en el tiro exterior (promedia un 38% en triple), aunque en esta campaña su protagonismo decreció en Toronto, sobre todo en la burbuja de Orlando, y presentó los peores números de su carrera (7,5 puntos y 6,3 rebotes). En ese aspecto influyó el desgaste sufrido en dos años sin apenas descanso en los que se proclamó campeón de la NBA con los Raptors y del mundo con España.

La incorporación de Marc Gasol no es la única en el ambicioso proyecto que preparan los Lakers para el nuevo curso. Pendientes de firmar la extensión de contrato de Anthony Davis, se han reforzado con el base alemán Dennis Schröder (Oklahoma), el pívot Montrezl Harrell (Clippers) y el alero Wesley Matthew (Bucks). La llegada de estos jugadores cubre el adiós de Howard, McGee, Danny Green, Rondo y Bradley.

“Es fácil caer en la complacencia cuando consigues un título, pero al mismo tiempo mi escuela de pensamiento es ‘vamos a ver cómo podemos ser aún mejores’”, explica Pelinka. Con su incorporación, Marc Gasol completa el círculo que se abrió en 2007, cuando el equipo californiano lo eligió en la segunda ronda del draft, en el puesto 48, traspasándolo unos meses después a los Grizzlies para quedarse con Pau Gasol. Ese movimiento supuso una jugada ganadora de los Lakers que de la mano de Kobe y Pau lograron los anillos en el 2009 y 2010. La llegada de Marc Gasol a los Lakers perpeturará el apellido Gasol en el equipo. Serán los primeros hermanos que juegan para esta franquicia en la Liga y deja abierta una posibilidad, aunque mínima, de que aún pueda competir al lado de Pau, si éste se recupera bien de su fractura en el pie izquierdo.