En contraste con el errático rumbo en la Liga, el Barça reemprende el camino en la Champions, donde cuenta sus tres partidos por victorias y, de sumar la cuarta en Kiev (21:00/Movistar Liga de Campeones), certificará su clasificación de forma definitiva. Koeman tratará de sellar el pase a octavos sin Lionel Messi. Esa holgura en la Champions es el motivo por el que prescinde del capitán para el duelo.

Messi será la ausencia más destacada, pero no es la única. Frenkie de Jong tampoco viaja. «La situación en la Champions es bastante cómoda y estos jugadores necesitan un descanso», argumentó el técnico azulgrana antes de criticar duramente la intensidad del calendario, emplazando a la FIFA y a la UEFA a que mediten «qué piensan hacer para proteger a los futbolistas». Busquets se lesionó con la selección y Sergi Roberto se produjo una rotura muscular ante el Atlético al volver de ella. De Jong ha sido titular en todos los partidos (11) y Messi, en todos menos uno (ante el Betis).

En cambio, el Barça incorpora a un jugador fresquísimo. La lista para Ucrania registra la gran novedad de Matheus, ese centrocampista que lleva el dorsal 19, que ni ha debutado y ni siquiera ha sido presentado. “Hay mucha competencia. Entra por las bajas y porque está entrenando bien y merece estar”, alegó el técnico. La aparición de Matheus es una excepción. Koeman mantiene firmes sus otras convicciones. Sobre todo, las estructurales, como es la utilidad del 4-2-3-1, el esquema de juego que ha implantado. No va a cambiar de sistema ni va a retocarlo porque no lo considera el causante de los malos resultados.

“Parece que solo se puede jugar con el 4-3-3 en el Barça, pero con el 4-2-3-1 también hay tres centrocampistas”, explicó, para negar que el equipo tenga inferioridad numérica en el centro del campo. En este sentido, el técnico rebatió que la derrota ante el Atlético viniera dada por culpa del sistema, de la inadaptación de los jugadores o a una mala aplicación.

El Sevilla, en Krasnodar

Por su parte, el Sevilla visita al Krasnodar (18:55) en un partido en el que el equipo español podría dejar sentenciado el pase a los octavos, aunque los rusos se juegan mantener opciones de seguir vivos en el torneo.