El Val Miñor cosechó la primera derrota de la temporada en un partido con dos caras muy diferentes. En los primeros cuarenta y cinco minutos, el equipo entrenado por Álex Villar no estuvo bien, dejó que los coruñeses tuvieran el balón y lo movieran con mucha facilidad, de ahí que el Deportivo se fuera al descanso con dos goles de ventaja.

Tras el paso por el vestuario, el técnico de Val Miñor hizo tres cambios la decoración cambió radicalmente. Dispusieron de varias ocasiones, e incluso no le dieron por válido como gol un balón que entró en la portería, tocando incluso la red.