Rafael Nadal sucumbió este martes ante la potencia y determinación de Dominic Thiem, que venció al español por 7-6 (7) y 7-6 (4), y está dispuesto este año a reclamar el título de las Finales ATP que se le escapó en 2019.

El austríaco, en uno de sus mejores duelos en pista cubierta, infligió una derrota mentalmente muy dura para un Nadal que tuvo oportunidades para llevarse la primera manga, con dos bolas de set, y que en la segunda llegó a marchar con rotura arriba, antes de salvar tres puntos de partido y acabar cayendo en el desempate.

El español no concretó sus oportunidades y se marcha del segundo partido con una victoria y una derrota en su casillero que le obligarán a jugarse sus opciones de semifinales en el último choque del grupo Londres 2020 contra el griego Stefanos Tsitsipas.

La clave de la derrota de Nadal estuvo en el primer set, que podría ser catalogado como uno de los mejores que han jugado estos dos tenistas entre ellos. Una hora y 12 minutos de pelea cerrada por un desempate con oportunidades para ambos y que se llevó el más acertado.

El austríaco tuvo la victoria a un paso en el segundo set, cuando forjó tres puntos de partido, con 0-40 en el saque de Nadal, pero no tumbó al español. Le dejó un hilo de vida al que agarrarse y Nadal tiró de él con todas sus fuerzas. Revirtió la situación y encaminó el set a otro desempate, pero fue frenado de nuevo. Comenzó con ‘mini break’, lo perdió y Thiem le pasó a partir del 3-3, cuando un ‘passing’ de revés dejó clavado a Nadal en la red.

La derrota deja a Nadal aún con muchas opciones de pasar a semifinales, pero para ello tendrá que verse las caras con Tsitsipas mañana.

“Ha sido un gran partido, decidido por pequeños detalles. Solo puedo felicitarle porque jugó increíble y yo también jugué bien. Mis sensaciones no son negativas y te diría que mis oportunidades de conseguir un buen resultado aquí son mayores ahora que hace cinco días”, señaló Nadal tras el encuentro.