Antoine Griezmann enmendó un error de Neto Murara que le costó un gol al Barcelona, pero el equipo azulgrana no pudo ganar a un Alavés que acabó con 10 jugadores y logró sumar un punto en la octava jornada de LaLiga Santander gracias a la inspiración de Fernando Pacheco en los minutos finales.

Luis Rioja adelantó a los albiazules al aprovechar una falta de entendimiento entre el guardameta barcelonista y Gerard Piqué, pero en la segunda mitad los cambios mejoraron a los visitantes y Antoine Griezmann igualó la contienda justo después de que el Alavés se quedara con diez jugadores por la expulsión de Jota Peleteiro.

El Barça empujó y apretó a los de Pablo Machín, pero se encontró con un colosal portero albiazul, que evitó que los de Ronald Koeman se llevaran los tres puntos en un partido muy intenso, que le funcionó mejor al Alavés en el once contra once.

El duelo comenzó con un Barça dominador, pero sin profundidad, que se encontró con un Alavés bien armado sin Lucas Pérez y Joselu. Mientras el Barcelona protagonizaba posesiones interminables, los alavesistas no renunciaban al ataque e incluso gozaron de más saques de esquina que su rival en la primera media hora.

El Alavés insistía en su energía defensiva y tuvo premio. Una falta de entendimiento entre Piqué y el guardameta Neto permitió la recuperación de Luis Rioja, que marcó a placer el primer tanto del encuentro, con el que se estrenaba en Primera División como goleador.

Ronald Koeman no esperó más allá del tiempo de descanso para mover ficha e introdujo tres cambios para meter más jugadores por dentro y más cerca de la portería de Fernando Pacheco.

En el minuto 63 llegó el momento clave del partido. El árbitro expulsó a Jota Peleteiro por doble amarilla y en la jugada posterior Antoine Griezmann recogió un rechace y resolvió con maestría ante la salida de Fernando Pacheco, que estuvo sensacional y evitó un segundo gol del Barcelona en el agobio de los últimos minutos.