Zidane reconoció que “el problema es que hay muchas cámaras”, después del lío por las críticas de Benzema a Vinicius al descanso del último partido. “Lo más importante es que está aclarado. Yo he dicho y me han dicho cosas así”, añadió para sostener su discurso. Le interesó centrar el tiro más bien en el resultado del cabreo de Benzema. “No lo digo por maquillar un problema. Pasó lo que pasó. Es algo natural. Lo importante es que hablen los jugadores y que pase algo bueno después. Significa que el equipo tiene carácter”, explicó con más naturalidad en francés, antes de recibir hoy al Huesca en Liga.

Ayer: Eibar-Cádiz (0-2). Hoy: Athletic-Sevilla (16.15), Osasuna-Atlético (18.30).