SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclismo - MOUNTAIN BIKE

Un ‘titán’ que viste de uniforme

Marcelino Giráldez, que trabaja como Policía Local en Mos, participará en su primera Titan Desert | “Estar allí ya es un sueño cumplido”, indica

Marcelino Giráldez, durante el Campeonato de Europa de Penafiel, donde fue segundo en Máster 50

Marcelino Giráldez, durante el Campeonato de Europa de Penafiel, donde fue segundo en Máster 50 FDV

“Voy a la Titan Desert con todas las ganas del mundo y con toda la ilusión, pero también con un poco que tristeza”, reconoce Marcelino Giráldez, que la próxima semana cumplirá su sueño de participar en la prueba ciclista por etapas más extrema del planeta. Este año la prueba se ha trasladado a Almería a causa de la situación sanitaria provocada por el coronavirus y “no habrá gente, que te dan un poco de vidilla, pero al final es lo que hay. Estaremos en una burbuja, como están en la Vuelta a España, y menos mal”. La ilusión, pese a todo, sigue siendo la de cumplir su sueño de ser finisher.

Marcelino Giráldez ultima los detalles para estar el próximo 2 de noviembre en la línea de salida de la 15ª edición de la Titan Desert. Cumplirá su gran sueño de estar en una de las pruebas de mountain bike más extremas del planeta después de un duro año de competiciones antes de la pandemia y de compaginar sus duras sesiones de entrenamiento con su trabajo como Policía Local en Mos. Hasta este jueves seguirá en activo antes de centrarse ya por completo en la gran cita, que este año, a causa del coronavirus, se disputará íntegramente en Almería.

“Aunque vayamos menos de los que deberíamos ir a Marruecos (escenario donde habitualmente discurre la prueba), es una cita que mueve a mucha gente, algunos de renombre como Melchor Mauri o Indurain”. Precisamente, el mosense figura inscrito en la misma categoría que el cinco veces vencedor del Tour de Francia.

“Varias veces se me pasó por la cabeza no ir”, confiesa. La situación sanitaria hizo que la celebración de la prueba estuviera en el aire. “En un primer momento, a través de un comunicado interno, nos dijeron que no se haría y que tendríamos noticias en unos días”, cuenta. Unas dos semanas después, llegó la confirmación de que se disputaría del 2 al 6 de noviembre en Almería, “pero ves todo lo que está pasando y ya te entran dudas”, reconoce.

Finalmente la balanza se decantó del lado del sí. Irá hasta Almería en coche, ya que la opción del avión es casi una odisea. “Podía ir en avión hasta Madrid y luego esperar un día y medio para ir en uno de hélices hasta Almería”, relata. Opción descartada. “Será un palizón , pero lo que quiero es quitarme esto ya de la cabeza”, anuncia. “Ya me había sacrificado el año pasado todo el año para llegar a marzo bien, preparando la Tabernas Desert 2019 y el Campeonato de Europa (donde fue segundo en Máster 50), cumpliendo a rajatabla todos los entrenamientos. Te sacrificas tú y la familia también; te metes en todo este follón y te ayudan, desde tu familia, amigos, apoyos, patrocinadores, y de repente pasa todo esto y lo único que quiero ahora es ir ya”, dice impaciente.

El maillot que lucirá en la Titan Desert.

El maillot que lucirá en la Titan Desert.

Marcelino en Los 10.000 del Soplao

Dada la situación actual en el país, las últimas noticias que han recibido es que los participantes tendrán un “salvoconducto especial” para poder trasladarse hasta Almería y que tendrán que realizarse una “prueba de antígenos”. Una vez allí, tendrán que permanecer en la ‘burbuja’ de la Titan Desert.

El mosense tendrá que estar un día antes de la salida de la primera etapa y se les comunicará la hora exacta, con su reloj sincronizado con la organización, en la que tendrán que asistir a las verificaciones administrativas y técnicas. “Lo que más me asombra es el gran número de deportistas máter 50 y 60 que he visto este año inscritos porque no deja de ser una prueba muy dura y el mayor valor se lo doy a esta gente que, para mí, son unos grandes titanes”.

Para él, el reto será “siendo una persona que viene del mundo del fútbol y de los coches, y tiendo en cuenta que en bici solo llevo compitiendo a cierto nivel unos tres años, y mi edad, que también es un hándicap porque aunque me encuentro bien no dejo de tener 55 años, ya estar allí es un sueño cumplido”, indica. “Para cualquier amante de las pruebas de montaña estar en una Titan Desert tiene que ser un sueño; no todo el mundo se puede permitir estar allí, ya no solo por la inscripción, sino todo un año entrenando, las bicis, componentes, ropa, horas de trabajo... No todo el mundo se puede permitir ese lujo”, reconoce. Así que lo único que pide es “que no pase nada, estar bien de salud y conseguir ser finisher”.

  • A por otro recuerdo inolvidable

    El vigués Juan Carlos Rey participará en la Titan Desert en la modalidad de “corporate” tras su buena actuación el pasado año en la Non Stop Madrid-Lisboa

Giráldez engrosará la nómina de mosenses participantes en la cita ya que previamente estuvieron el ganador del Tour de Francia 2006 Óscar Pereiro (en las ediciones de 2011 y 2015) y Alberto Davila (2018). “Yo, con terminar todas las etapas, estar dentro de los tiempos, pasar el corte y llegar a meta ya creo que es un logro de auténtico titán”. Marcos Serrano, director deportivo del Vigo-Rías Baixas, club al que pertenece Giráldez, también será un gran consejero para él, ya que el chapeleiro también hizo la edición de 2011.

Otra de sus preocupaciones es la de cómo va a responder su cuerpo a una prueba de cinco etapas. “Hice la Tabernas Desert el año pasado en Almería, con dos etapas en línea y una cronoescalada, y las dos en línea fueron muy duras”, asume. “Yo estaba bien entrenado pero no para ese tipo de pruebas, tengo que reconocerlo, porque tenían mucho desnivel acumulado y aquí hay una etapa de 92 kilómetros que va a hacer casi 3.000 de acumulado”, anuncia. “Serán etapas de entre siete y once horas, dependiendo del kilometraje y del acumulado, y la dura será cómo recuperará el cuerpo de un día para otro. Yo sé lo que es recuperar dos etapas, pero no sé qué es recuperar cinco”, se plantea. Lo que le tranquiliza es que está “en buenas manos”, ya que Albert Bellés supervisa su preparación para la prueba: “Los deberes creo que los llevo bien hechos”.

Giráldez, en 2001, en su etapa de piloto de rallyes CAMESELLE

Del fútbol y los rallyes, a la bicicleta

El deporte siempre ha formado parte de la vida de Marcelino Giráldez, que fue primero futbolista (jugó en los juveniles del Madrid y también en el Celta) y después piloto de rallyes (compitió con Hyundai en el campeonato de Andalucía y también el Nacional de Asfalto como piloto oficial), hasta que una lesión en la espalda lo cambió todo. Fue precisamente esa lesión la que le hizo descubrir el mundo de la bicicleta, que fue su tabla de salvación. Después de más de un año de calvario, de medicación y de dolores empezó a pedalear para ponerse en forma y como terapia para su compleja lesión de espalda. “Me vi en una silla de ruedas”, llegó a confesar. Sus progresos desde que descubrió la bicicleta hace pocos años son considerables, hasta que el ahora ciclista del Vigo-Rías Baixas fue segundo en el Campeonato de Europa Máster 50. Precisamente, en una de las etapas de la Titan Desert lucirá el maillot del Rías Baixas, en agradecimiento a su presidente José Luis Chamorro. En el resto de etapas vestirá un maillot “diseñado por Silvia, de Deportes González, que estuvo además pendiente de que estuviera la ropa a tiempo”. En ese sentido agradece también la ayuda de José González, de ZICO, que patrocina la prenda. En su lista de agradecimientos también figuran Antonio López, de BH Bikes; Modesto Pérez, su hijo Diego y Oliveira, de Tramo Libre; Powergym, Noribérica, y también sus compañeros de trabajo en la Policía Local de Mos. “Son todo facilidades y tengo que agradecérselo”.

Marcelino Giráldez

Marcelino Giráldez

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats