Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escalada

Por muy arriba que esté la cima

La viguesa Araceli Vale logra, con 16 años, su segundo título consecutivo en el Campeonato Gallego absoluto de dificultad

Araceli Vale durante una competición

Araceli Vale durante una competición Jesús Arcelle

Araceli Vale, escaladora del Club Peña Trevinca Montañeros de Galicia, se proclamó este fin de semana campeona gallega absoluta de dificultad por segundo año consecutivo con tan solo 16 años. La joven, que forma parte del grupo de tecnificación de la EGAM, fue la única que completó las tres vías completas en el rocódromo de Lugo.

La viguesa Araceli Vale se ha proclamado, con 16 años, campeona gallega absoluta de escalada por segundo año consecutivo. El rocódromo del Pazo de Feiras, en Lugo, fue el escenario del Campeonato Gallego de Dificultad 2020, donde la escaladora del Club Pena Trevinca Montañeros de Galicia volvió a subirse a lo más alto del podio. En un campeonato que se desarrolló a puerta cerrada por los protocolos exigidos por la situación de pandemia, Vale se impuso a Iris Gutiérrez y Pilar Vázquez, ambas del Club Asesou de Ourense, que finalizaron en segundo y tercer lugar respectivamente.

Las vías del campeonato fueron diseñadas y montadas por José Luis Palao, equipador nacional y con una gran experiencia contrastada en campeonatos y copas del España. Los diseños demandaban tanto habilidades técnicas como una buena condición física. Todos los competidores se enfrentaron a dos vías de clasificación escaladas al “flash” y una vía final escalada a “vista”. “De las que se presentaban, ella fue la única que logró las tres vías completas”, dice su madre, Ana Fernández. “En las dos clasificatorias y en la final llegué arriba de todo. Hice los tres tops”, celebra la escaladora.

Araceli Vale, tras proclamarse campeona gallega en el rocódromo del Pazo de Feiras, en Lugo FdV

“El año pasado ya lo había ganado también”, matiza. “Como empecé muy joven, con 12 años, pues me ha resultado fácil. Además, entrenar todos los días también influye”, indica. “Empecé en la escalada porque estaba en un club de montaña y empezaron a hacer alguna salida para ir a escalar e hicieron un rocódromo en el club y cuando me animé a probar me enganchó”, confiesa Vale. Poco después ya pasó las pruebas para entrar en el equipo de tecnificación de la Escola Galega de Alta Montaña (EGAM). “A partir de ahí ya no dejé de escalar”, dice Araceli Vale, cuya hermana menor Natalia, de 14 años, también forma parte del equipo de tecnificación.

“Como empecé muy joven, con 12 años, pues me ha resultado fácil. Además, entrenar todos los días también influye”

decoration

“En el club siempre se hace un bautismo de escalada y hay niños a los que les gusta más y a otros menos”, añade Ana Fernández, que también es secretaria del club. “En este caso, al padre le gustó mucho y a los hijos, también. Además, ellas tenían unas condiciones físicas muy buenas y cuando empezó el programa de tecnificación les hicieron unas pruebas y les vieron cualidades para poder progresar en este deporte y a raíz de entrar en este grupo empezaron a entrenar más”, rememora.

Posted by Club Peña Trevinca Montañeiros de Galicia on Monday, October 26, 2020

El descubrimiento de la montaña y la escalada se dio casi de forma casual. “Empezamos hace unos siete años, cuando mi hijo empezó la ESO; queríamos hacer algo todos juntos, una actividad con la que estar entretenidos el fin de semana al aire libre. Araceli tenía por aquel entonces 9 años y su hermana, 7”, explica. El bautismo en la escalada llegaría unos tres años después. “Tienen un entrenador fantástico, José Juan Domínguez, que es una persona que conecta muy bien con los chavales y la verdad es que les hace progresar mucho. A Araceli le encanta y ya dice que profesionalmente se quiere dedicar a esto”, apunta su madre. Sus pasos ya van encaminados hacia ese sueño. “Es duro porque hacen entrenamientos semanales de hasta 15 horas y también tienen que hacer muchos desplazamientos. Aquí no tenemos nada y hay que irse a Lugo, Santiago, A Coruña…”, se lamenta Fernández. “Cuando coincide un fin de semana largo igual se van a Asturias, o un poco más lejos”, añade. Una vez concluido un Ciclo Medio de Conducción de Actividades Físico-deportivas en el Medio Natural ha superado ya las pruebas para hacerse Técnico Deportivo de Montaña y planea empezar a preparar las Oposiciones para Guardia Civil para entrar en el Grupo de Rescate. “Siempre ha tenido muy claro qué quería hacer”, añade su madre. “La idea es poder entrar algún día en el GREIM”, matiza la joven escaladora.

Se desplaza todos los fines de semana a Lugo, Santiago o A Coruña para escalar

En cuanto al campeonato desarrollado en Lugo, se concentró al máximo para ir a por el título por segundo año consecutivo. “Iba nerviosa, pero una vez allí le salió todo muy bien. Fue un día redondo, pero es que tiene mucha constancia y se lo merecía”, dice orgullosa su madre. “Lo que más me enganchó de la escalada es que es un deporte que cuando empiezas te distraes de todo, consigues olvidarte de cualquier problema que tengas. Te metes ahí y solo te enfocas en lo que vas a hacer después. Normalmente cuando escalas sueles tener algo de miedo, y en ese momento piensas más en el miedo que en cualquier problema que puedas tener”, compara.

Este año, a causa del coronavirus, no ha podido competir a nivel nacional. “El año pasado estuvo en Pamplona y Madrid, lo que pasa que este equipo de tecnificación en Galicia lleva unos tres o cuatro años, con lo que está todavía lejos de alcanzar el nivel que hay en España”, apunta Fernández. “Selecciones como las de Cataluña, Madrid, Extremadura, País Vasco o Aragón nos llevan muchísimos años de ventaja”, asume: “Aquí, además, la Federación Gallega no nos ayuda casi en nada. Cuando nos desplazamos tenemos que pagar nosotros los gastos mientras que las otras selecciones van con todo pagado, en furgonetas; están en otra liga, por así decirlo”. La falta de buenos rocódromos para poder entrenar es un gran hándicap también. “Tenemos un par de zonas de escalada aquí, pero si quieren entrenar en roca caliza tienen que irse a Portugal, Asturias o Aragón, pero bueno, pese a todo los resultados irán viniendo poco a poco”.

5

Araceli Vale, escaladora del Club Peña Trevinca Montañeros de Galicia

“Me gustaría llegar al octavo grado”, indica


La escalada ya es una modalidad olímpica y a día de hoy está en auge en todo el mundo. Galicia cuenta con un equipo de tecnificación, con escaladores de 9 a 16 años, dirigido por el técnico de la EGAM José Juan Domínguez, que ya compite a nivel nacional pero Araceli Vale no piensa en los Juegos como un objetivo real. “No me veo capaz, hay mucha gente muy buena”, reconoce Valle, que ahora mismo es la mayor del grupo de tecnificación. “Lo que me gustaría es llegar al octavo grado. La escalada está valorada por grados, siendo el noveno el más alto”, explica. “Yo ahora mismo estoy en el séptimo y me gustaría llegar al octavo”, anhela. En cuanto al nivel de los escaladores gallegos, apunta que “en Galicia estamos comenzando, como quien dice; hay otras comunidades que van más adelantadas que nosotros pero vamos avanzando bastante rápido”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats