Entre las dos ventanas de partidos de selecciones antes de final de año, al Madrid le llegan las primeras semanas de actividad frenética de la temporada, los primeros partidos decisivos para el devenir de otro curso sin fichajes. Será con las esperanzas todavía puestas en un Hazard que aún está lejos de volver a jugar y con las alternativas en ataque reducidas a un Jovic cuestionado, una vez que Mayoral reveló que el club quería sacarlo del equipo en verano, y al que Zidane ha tenido que respaldar. La solución soñada por el madridismo sigue siendo un Hazard cuya participación en el clásico ante el Barça está descartada, así como en el inicio de la Champions. Después de la lesión muscular que frustró su regreso tras la operación de tobillo, Hazard aún no ha saltado al césped de Valdebebas a entrenar.