El Huesca sumó un punto tras empatar a un gol en su visita a Mestalla pero mereció más ante un Valencia ramplón y mediocre, que ofreció una preocupante imagen ante un rival que jugó mejor, dominó más y fue superior a los jugadores de Javi Gracia.

Los gritos en el desierto del técnico valencianista pidiendo refuerzos al club quedaron demostrados en este encuentro que están más que justificados, ya que el Valencia pareció más el equipo recién ascendido que el Huesca, que tal y como demostró en la primera jornada en Villareal, ofreció una vistosa propuesta futbolística ante un rival teóricamente superior. Daniel Wass adelantó al equipo che en el minuto 38 y Siovas estableció el empate en el 63.