Maja Stamenkovic y Florencia Niski, dos de los nuevos fichajes del Celta Zorka Recalvi para esta temporada, ya se sienten como en casa. Así lo indicaron ayer durante su presentación oficial en las instalaciones del Grupo Recalvi. La ala-pívot serbia, de 1,88 metros, regresa a Vigo donde ya vistió de celeste en la temporada 2011/2012, última que el club disputó en la máxima categoría. Por su parte, la uruguaya Niski (1,67 metros) es una apuesta de futuro ya que es una de las jóvenes más prometedoras del baloncesto sudamericano y vivirá su primera experiencia profesional en Europa y fuera de su país.

"Estoy muy contenta de estar aquí de nuevo. En el primer partido tuve muy buenas sensaciones y a ver si seguimos ese camino y mejoramos cosas que nos faltan todavía", indica Stamenkovic. "Estamos arrancando, en pretemporada. Obviamente que nos faltan un montón de cosas, pero el campeonato es largo y estamos muy ilusionadas", dice Niski sobre el primer partido, disputado el martes en Navia, correspondiente a la Copa Galicia, ante el Arxil. "El equipo está muy bien y ya somos compañeras y amigas dentro de la cancha", indica.

El objetivo del conjunto celeste de luchar por el ascenso este año otra vez es uno de los motivos que las ha traído a Vigo. "Va a ser difícil, pero yo creo que si seguimos este camino y damos lo mejor de cada una podemos tratar de lograr lo máximo que podamos", anuncia Niski.

Stamenkovic prefiere ser más cauta e ir "paso a paso". "Este deporte es muy duro y cada día es una lucha, pero espero que salgamos ganadoras". En este punto la uruguaya asume que "es una liga muy competitiva y un cambio muy grande, pero creo que si vamos paso a paso como dice Maja voy a terminar siendo una mejor jugadora de lo que vine. Todo suma y tengo muchas expectativas con el equipo".