17 de septiembre de 2020
17.09.2020
Faro de Vigo
EN DIRECTO
España supera el millón de contagios | Moción de censura de Vox al Gobierno  | Champions: Madrid - Shakhtar

Supermán, el único que puede con Roglic

Miguel Ángel López reina en el Col de la Loze ante un soberbio jersey amarillo

17.09.2020 | 01:49
Miguel Ángel López, feliz al entrar en meta.

Solo podía ser un ciclista con sobrenombre de superhéroe de cómic el que derrotase al incuestionable Primoz Roglic en las nubes del Tour. Había que apodarse Supermán para mover los pedales de la bici por encima de los 12 kilómetros por hora en una cima tan inédita como cruel, tan salvaje como un potro desbocado, como un toro bravo en celo.

Pero, ayer, aunque le hubiesen lanzado criptonita sobre el empinado asfalto del Col de la Loze, Miguel Ángel López estaba llamado a inscribir su nombre en una cima que ha entrado por sí sola y a la primera en la gran historia del Tour para mayor honra también de un ciclista llamado Roglic, decidido, valiente y perfectamente protegido por el Jumbo, que el domingo, salvo una sorpresa tan monumental como que la Tierra dejase de girar, llegará vestido de amarillo a los Campos Elíseos de París.

No resulta habitual en los Alpes ver a los líderes de la carrera pedalear a 10 o 12 kilómetros por hora, mucho menos de la mitad de la velocidad media que suelen emplear en un puerto de categoría especial. Pero el Col de la Loze no era especial, sino lo siguiente, una encerrona en toda regla, tan duro, tan complicado, que ya puede ganarse el apodo del emperador alpino, el lugar que consagró a Supermán e hizo grande a Roglic. El esloveno no pasará por ser el corredor más simpático y abierto del pelotón, pero sí es digno de ganar el Tour y por la puerta grande.

No fue el mejor día de un Tadej Pogacar que esta vez no pudo con su paisano. Pero qué se le puede exigir a un chaval de 21 años que ha debutado en el Tour, que acabará a buen seguro segundo en París.

En el Tour de los eslovenos solo Supermán voló por encima de sus cabezas. En el Tour de los eslovenos y en el día en que Egan Bernal, el vencedor del año pasado, se apeó de la prueba, Supermán alegró el día a Colombia para empezar a tomar posiciones en el podio de los Campos Elíseos, aunque deberá conseguir más renta hoy en la etapa del Plateau de Glièries, la cumbre de la tierra suelta, sin asfalto, la cima donde los republicanos españoles, aragoneses la mayoría, recibieron las armas que les envió Winston Churchill para comenzar a derrotar a los nazis. Supermán sube las montañas vestido de azul, sin capa roja, pero en las contrarrelojes sufre todos los efectos de la criptonita para perder, si no todo, buena parte de lo conseguido en las cumbres.

En el Tour de los eslovenos ya no se ve a nadie más en el horizonte: quizá a Richie Porte persiguiendo a Supermán, sabedor de que lo puede arrollar en la contrarreloj del sábado para subir de una puñetera vez al podio que tanto se le resiste, desde la época en la que era gregario de su amigo Chris Froome.

En el Tour de los eslovenos Mikel Landa puso a trabajar a sus hombres para comenzar a sembrar de ciclistas caídos en combate la ruta de la Madelaine, la cima previa al Col de la Loze. Nunca se puede criticar a un ciclista por buscar una ofensiva. Pero, desgraciadamente, el trabajo del conjunto de Landa solo sirvió para quitar faena al Jumbo. A la hora de la verdad las fuerzas traicionaron al ciclista alavés.

En el Tour de los eslovenos destaca un ciclista que lleva más de un año sin acabar una carrera por debajo de la tercera plaza, un Roglic que tiene un superequipo, pero nunca falla, y con eso no hace otra cosa que reforzar a sus gregarios, que vean que entregarse en cuerpo y alma tiene una recompensa, la mejor, el jersey amarillo para su líder.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook