El Rodosa Chapela afronta una profunda reconversión de su primer equipo, aunque los cambios no alteran el objetivo: mantenerse entre los aspirantes a disputar el play off de ascenso a División de Honor Plata. Doce son las bajas que ha dado Fran Teixeira; muchas de ellas, en realidad, como liberación del compromiso que habían adquirido para ayudar a Teixeira, que continúa entrenando a la vez que pelea contra un cáncer de colon. El entrenador agradece que continuasen la pasada temporada pese a las dolencias físicas o las incompatibilidades laborales. "Queremos trasladarles a todos ellos nuestro infinito agradecimiento a su aportación tanto individual como colectiva durante su paso por el club", comentan desde la entidad.

Así que el veterano entrenador afronta con ánimos su nuevo proyecto. Desde la dirección técnica se quiere dar especial importancia a la base. En esta línea se oficializa el compromiso por parte del Chapela de contar con seis jugadores de la cantera, tres de ellos juveniles y otros tres en edad júnior del equipo autonómico, para incorporarse a la primera plantilla. Son Ignacio López (pivote), Marcos Serrano (extremo derecho), Manuel González (central) en edad juvenil y David Figueiredo (lateral izquierdo), Miguel Espiño ( primera línea polivalente) y Pedro Abad (central) en edad júnior.

Por otra parte, se han concretado las renovaciones del portero Ángel Noya, el canterano Álex Sánchez y el polivalente Adrián Lomba, pieza clave tanto en defensa como en ataque. Se han cerrado las incorporaciones de Gonzalo García, jugador de condiciones antopometricas relevantes para la posición de extremo izquierdo y defensor en zona central, y Alberto Garrido procedente del Teucro, extremo derecho con gran porcentaje, muy buenas cualidades fisicas y en plena madurez. El último fichaje hasta el momento procede del Lavadores Se trata de Fabián Gonzalez, de 1.92, que defiende en la zona central y tiene lanzamiento exterior.