Un doblete de Rubén García Santos, que alcanza las ocho dianas en lo que va de temporada liguera, selló en Ipurua la permanencia en LaLiga de un Osasuna que puede hasta soñar con unos puestos europeos que, a falta de cinco jornadas, le quedan a seis puntos.

Fueron dos golazos del zurdo de Xàtiva. El primero un preciso golpe franco desde la frontal, imparable para Marko Dmitrovic; y el segundo una perfecta definición ante el meta serbio para finalizar una perfecta contra montada por el capitán Roberto Torres y continuada por Marc Cardona.

Si Osasuna, con 44 puntos, puede aún soñar con Europa tras su tercera victoria seguida; el Eibar deberá seguir peleando por evitar un descenso que tiene a seis puntos tras una derrota que le ha cortado una racha de dos victorias consecutivas y cuatro partidos encadenados sin perder. Tiene margen de sobra, pero una victoria del Mallorca puede incendiar esa zona.