Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

triatlón

Javier Gómez Noya: "Tengo esperanza de competir este año"

El gallego ha aprovechado estas semanas de confinamiento para concederle una tregua a su cuerpo con la mente puesta en el final de temporada

Gómez Noya, durante el Mundial de hace un año en Pontevedra. // G.Santos

Gómez Noya, durante el Mundial de hace un año en Pontevedra. // G.Santos

En las últimas semanas debería haber estado un par de veces en Japón, otra en Bermuda...y sin embargo no ha salido de Pontevedra donde durante el confinamiento ha entrenado en la cinta de correr, el rodillo y una pequeña piscina en la que simular la natación. Hoy su bici volverá a asomar por las carreteras de la provincia soñando con pruebas que aún no tienen fecha y con esos Juegos que le esperan dentro de algo más de un año. Una buena forma de celebrar su último Mundial, el que hace justo doce meses consiguió en Pontevedra dentro del Festival de la ITU.

-¿Cómo ha llevado estas semanas?

-Pues bien. Preocupado por la situación aunque ya parece que vamos saliendo adelante. He estado en casa estos dos meses, entrenando lo que podía aunque sin ningún estrés ante la perspectiva de no tener competición en un futuro próximo.

-¿Ha salido en busca de libertad en el primer día?

-Pues he hecho rodillo (se ríe). Tenía menos bici programada y como el día se fue poniendo feo preferí quedarme en casa aunque supongo que mañana (por hoy) ya saldré. Por la tarde sí que he ido a soltar un poco las piernas.

-O sea que usted no es de los que le tiene manía al rodillo que tanto protagonismo ha tenido estos días.

-Siempre lo he utilizado como complemento para sesiones específicas porque te permite entrenar exactamente lo que quieres y es una gran herramienta. Pero todos los días o para tiradas largas es verdad que desgasta, tienes que cuidar mucho la hidratación y a todos nos apetece la carretera y sentir la libertad del aire, del paisaje, hacer una subida, una bajada...

-¿Y cómo ha compensado la imposibilidad de nadar?

- Hemos trabajado más el fortalecimiento de brazos con trabajo de gomas. Entrenamos en una piscina de tres metros y medio de largo en la que atado nadas en el sitio y haces el gesto de la brazada. Es un trabajo de fuerza bueno porque al no avanzar sientes el agua muy dura. Aunque veremos cuando vuelva a nadar de verdad si es que ha valido para algo...

-Supongo que uno de los grandes retos de estos días es mantener la motivación, trazar un plan...

-Al principio las dos primeras semanas intentaba mantener lo que tenía planificado por la incertidumbre que había sobre si finalmente habría carreras o no. En aquel momento aún existía la esperanza de competir en mayo, en junio...entonces seguías entrenando con intensidad. Según fue pasando el tiempo, al complicarse todo ya ves que no habrá carreras hasta final del año y no tiene sentido mantener la intensidad. No tiene que ver con la motivación sino que el hecho de no hacer esfuerzo de forma gratuita si a lo mejor no hay competición hasta octubre o noviembre. Si para esa época quieres estar bien hay que tomárselo ahora con calma. Me tomé entonces un par de semanas de bajar mucho el ritmo de los entrenamientos para perder un poco la forma, volver a trabajar la base e ir subiendo otra vez de cara al final de temporada.

-Una descarga general, vamos.

-De intensidad y de volumen. Hemos cambiado por completo la forma de trabajar.

-¿El peso lo mantiene o es algo en lo que también hay una cierta relajación?

-Intentas no pasarte demasiado, pero coges un poco de peso y te diría que incluso es bueno. El cuerpo regenera, respira, las articulaciones tienen un poco más de descanso y eso a lo mejor te ayuda a alargar un poco tu carrera deportiva o llegar al final de año en mejores condiciones. El deporte es muy bueno, pero el problema es como el de los coches que a lo mejor no somos muy mayores pero llevamos muchos kilómetros encima y el cuerpo agradece estos descansos.

- ¿Sintió el bajón anímico?

-Todo el mundo lo ha notado porque esto afecta a todos. Es un problema importante. Encontrarte todo los días cifras de quinientos, seiscientos muertos al día..es algo que no había ocurrido antes y evidentemente afecta a cualquiera.

-¿Tiene de verdad esperanza de que se pueda competir este año?

- En general suelo ser optimista y tengo alguna esperanza de hacerlo. Asumo que será con muchas restricciones. Puede que haya algo a nivel nacional con no demasiada gente compitiendo. A nivel internacional lo veo más difícil por el asunto de los viajes porque cada país está en una situación, establece unas medidas, hay cuarentenas diferentes. Quizá hacia el final de año haya posibilidades.

-Se habla del Mundial de Ironman, aunque parece complicado teniendo en cuenta que es una prueba que tiene su gran negocio en el volumen de participantes.

-Lo veo difícil porque se alimenta de los grupos de edad que pagan una inscripción y generan el negocio. Ironman es una empresa privada y el propio CEO esta semana decía que no sabía si se podría hacer. Se habla de posponerlo...lo veo complicado gente de todo el mundo viajando a Hawai a final de septiembre.

- ¿Se lo plantearía?

-Sí me lo plantearía. Pero veo difícil una carrera tan complicada como ésa, con el gasto que supone, limitada solo a la élite. No sé si sería rentable. Si se hiciera, sí que me lo plantearía. Me sucede también con el Mundial de media distancia que está previsto a finales de noviembre, tienen algo más de margen. Ahora estoy en una pretemporada con la idea de ir subiendo poco a poco el nivel para según vaya pasando el tiempo ver si nos podemos fijar algún objetivo.

-Se han quedado ustedes anclados en una pretemporada que nunca podían imaginar.

-Cuando todo esto empezó estaba a un buen nivel de forma. Había hecho pretemporada en noviembre y diciembre y al comienzo de año ya había aumentado el nivel de los entrenamientos. Estaba listo para competir y ahora es como volver al mes de noviembre Es un problena menor teniendo en cuenta lo que hay por ahí. Es necesario tomarlo con calma y esperar objetivos. Me encanta el deporte, pero el trabajo y los entrenamientos planificados deben tener un motivo, un objetivo y eso es lo que me falta en estos momentos.

-¿Usted cree que este proceso va a tener su influencia en la temporada de 2021, en los Juegos?

-Pues lo veremos. Es difícil adivinarlo, pero seguro que a alguno le afectará más. A los jóvenes les dehará llegar a Tokio con algo más de madurez. A los más veteranos es algo que no nos viene especialmente bien, pero todos tenemos que lidiar con esto.

-La cancelación de los Juegos supongio que en absoluto supuso una sorpresa o una decepción.

-Llevábamos días pensando que era lo más lógico. Había comentrarios que llamaban la atención de miembros del COI diciendo a los deportistas siguiesen con los entrenameointos porque su intención era seguir adelante Me parecía una locura. El aplazamiento era la única opción. Cuando lo anunciaron ya estaba preparado, era lo más lógico. Es verdad que me venían mejor en el 2020, pero no podía ser. Se acepta y esperemos que se hagan sin problemas dentro de un año.

-Usted tiene la ventaja de que siempre ha demostrado una enorme capacidad para adaptarse a nuevos escenarios, carreras distintas, todo tipo de distancias, de terrenos...en eso puede tener un poco de ventaja en relación al resto.

-Los deportistas tenemos que adaptarnos continuamente a diferentes situaciones. Tienes tus planes y por culpa de lesiones o problemas tienes que parar, volver a empezar...ahora nos cambian la fecha de los Juegos y nos adaptaremos. Encontraremos casos de gente a la que a lo mejor le vaya un poco peor, pero es lo que hay. Trabajar en esa dirección para estar al máximo en julio de 2021.

-¿Todo esto puede ser peor que volver de una lesión grave porque están ustedes explorando un terreno desconocido?

-En las lesiones es cierto que sabes cómo es el proceso, hay un periodo de frustración, pero el mundo sigue. Ahora el problema es el que el mundo se ha parado y aún no sabemos cómo vamos a recuperar esa normalidad ni cuándo. Nos enfrentamos a algo desconocido que obliga a que seamos cada uno de nosotros responsable dentro de nuestro puesto. Seguro que así saldremos adelante y recuperaremos nuestro deporte. Aunque lo primordial ahora es recuperar la salud y frenar la pandemia para volver todos a nuestro sitio.

-Usted está a otro nivel, pero es verdad que tal vez esta crisis sea una amenaza para jóvenes deportistas o para algunos que no puedan seguir adelante por la falta de recursos.

-Va a ser un periodo muy delicado y se ven las consecuencias con facilidad. Sponsors que lo están pasando mal, que no podrán invertir de la misma manera y nos afecta a todos. A la gente más joven, la que vive más al día o vive principalmente de los premios en las carreras pues al no haber carreras...Muchos son autónomos, pagan una cuota, no tienen ingresos y para ellos es un problema muy grande. Pero también digo que nos pasa a los deporitstasd como al resto de ciudadanos en sus trabajos.

Compartir el artículo

stats