El exjugador internacional brasileño Ronaldinho Gáucho reconoció que el momento en que le comunicaron que debía de ingresar en prisión por entrar a Paraguay con pasaporte falso fue uno de los mayores golpes de su vida. "Nunca imaginé que pasaría por una situación así. Toda la vida he buscado llegar al más alto nivel profesional y llevar alegría a la gente con mi fútbol", dijo en una entrevista con el digital ABC Color.

La entrevista se hizo en el Hotel Palmaroga, en el centro de Asunción, donde desde hace dos semanas está en arresto domiciliario junto a su hermano y tras el pago de una fianza de 1,6 millones de dólares. Antes cumplió un mes de prisión preventiva en la Agrupación Especializada, en Asunción, una de sede de la Policía Nacional que funciona como cárcel y donde Ronaldo y Roberto de Assis Moreira ingresaron el 6 de marzo.

"Todas las personas con las que tuve la oportunidad de compartir en la Agrupación me han recibido con amabilidad; jugar al fútbol, autógrafos, fotos, es parte de mi vida, no tendría ningún motivo de dejar de hacerlo, mucho más con personas que estaban viviendo un difícil momento al igual que yo", dijo.

El caso se remonta al pasado 4 de marzo, cuando Ronaldinho y su hermano llegaron a Asunción con el objeto de que el exfutbolista asistiera a varios eventos. Los dos hermanos ingresaron en el país con pasaportes paraguayos falsos, a nombre de ambos. "Nos quedamos totalmente sorprendidos al saber que los documentos no eran legales", afirmó.