Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

balonmano

Puerta abierta al futuro

Pablo González, del Carballal, ha conquistado el oro en los Juegos del Mediterráneo con la selección juvenil

// Gonzalo Núñez

// Gonzalo Núñez

García Teijeiro, Pillo, Muiños, Roberto, Javi Díaz, Corrales, Ledo... Porteros gallegos históricos, de brillante carrera en curso o prometedor porvenir. Una estirpe a la que desea pertenecer Pablo González. El canterano del Carballal, ya plenamente integrado en el Granitos Ibéricos de Primera Nacional a sus 17 años, acaba de conquistar la medalla de oro con la selección española juvenil de los Juegos del Mediterráneo.

Pablo González se incorporó a la factoría del Carballal en segundo año de alevín. El puesto fue más descubrimiento que vocación. "Nos ponían en varios puestos. Me dijeron si quería probar de portero, me encontré cómodo y ahí sigo", narra con naturalidad.

Jabato, actual entrenador del Cisne y seleccionador nacional juvenil, lo descubrió pronto, en un Campeonato de España infantil al que Pablo asistió con Galicia. A Jabato le habían encargado desde la Federación Española el seguimiento técnico del torneo. Después lo tuvo bajo tu tutela en una concentración en Soria hace cinco años. El portero vigués ha recorrido todos los escalones de la estructura federativa desde entonces, en sesiones de trabajo y torneos como el Ciudad de Avilés de promesas en el que recibió el premio de MVP de manos de Jordi Ribera.

Jabato le ha seguido la pista en ese recorrido. Nombrado seleccionador juvenil en septiembre, el manchego afincado en Vigo no se llevó al joven a su primera cita, el Escandibérico, disputado contra combinados nórdicos. "Queríamos conocer un poco lo que hay y de él, estando cerca, tengo mucha información. Sé lo que puede llegar a dar", explica el entrenador, que sí quiso llevárselo a los Juegos del Mediterráneo. "Hizo un Campeonato de España de Selecciones Autonómicas extraordinario, lo que hizo que nos decantásemos por su convocatoria".

Jabato no pudo asistir personalmente a los Juegos del Mediterráneo por sus compromisos con el Cisne en Honor Plata. Tampoco su ayudante, Alejandro Mozas. Administró el combinado desde la distancia, recibiendo vídeos e intercambiando información con Daniel Sánchez-Nieves y César Montes, los preparadores enviados por la federación. España, en un sistema de competicion de tres cuartos de 15 minutos por partido, apenas perdió dos parciales en el grupo que compartía con Marruecos, Túnez, Croacia, Montenegro y Macedonia. Después superaría en los cruces a Baréin y Serbia para repetir triunfo ante Montenegro en la final. "Estamos muy satisfechos de cómo han competido,independientemente del orgullo del oro. Han dado sensación de bloque", celebra Jabato sobre una generación que este verano, en su ciclo juvenil, afronta el Europeo de Celje (Eslovenia) y en 2021 el Mundial. Sobre Pablo concreta: "Ha hecho un gran torneo. Si sigue su progresión, tendrá más sencillo volver a la selección. Está muy caro pero tengo mucha confianza en él".

Esta temporada puede resultar crucial en la trayectoria de Pablo, que simultanea el equipo juvenil del Carballal, con el que aspira al título autonómico, con los mayores del Granitos Ibéricos, con los que pelea por la permanencia en Primera Nacional. Ya participó de manera tangencial en el ascenso de la pasada campaña, cuando Fran González lo hizo debutar. En verano, el Frigoríficos preguntó por el portero y otros dos jóvenes compañeros. La operación no cuajó, con los derechos de formación como impedimento, pero también por los consejos del entrenador asturiano a su pupilo. "Es muy jovencito", recuerda Fran González del chico, que en diez días cumplirá 18. "Le expliqué un poco lo que es Asobal y que lo mejor para él era jugar minutos. Aquí conmigo los iba a tener. A los chavales hay que contarles la realidad".

- El Cangas va a estar abajo, peleando por no descender. No van a quitar a Javi Díaz para ponerte a ti. Por eso pasamos todos-, le dijo.

La conversación surtió efecto. "Sigo con la gente que conozco, intentando progresar", explica el jugador. "Lo convencimos. Es mejor que se quede un año o dos más, que coja experiencia. Tiene tiempo de sobra", argumenta Fran, que ha cumplido aquello que le prometió a Pablo. Ejerce de suplente de Pedro Ramírez, el arquero veterano a sus 23 años en una plantilla que bordeo los 20 de edad media, pero con un reparto equilibrado. Fran reitera: "No le vendí la moto. Lo está haciendo muy bien. Con 17 años no le puedes pedir milagros, pero estoy muy contento con su rendimiento. Ya es una categoría decente, con jugadores de cierto nivel".

Jabato secunda la gestión de Fran González -viejo compañero en el Octavio- y la decisión de Pablo. "Le viene fenomenal haber empezado con gente sénior. El paso siempre cuesta un poco y más siendo porteros, que suelen evolucionar más tarde. Se le ha notado. No me puedo meter en esas decisiones, pero creo que por su parte ha sido un acierto, con la oportunidad de jugar muchos minutos en Primera. Tiene que seguir quemando etapas".

"Pablo tiene que mejorar bastante en el aspecto físico y mucho por los extremos, que es algo que con el tiempo se va ganando. Es muy listo parando. Aunque juvenil, parece más veterano. Técnicamente es muy bueno", describe Fran González. Jabato añade: "Es un portero muy completo. Se mantiene muy serio durante todo el partido. Tiene mucha anticipación. Se suele hacer referente en los equipos donde juega, Carballal, selección gallega, juvenil... Y posee muy buena capacidad de contraataque, con calidad de pase. Le gusta y arriesga. Es una cualidad prácticamente imprescindible en el balonmano actual. Nos gusta mucho de él esa capacidad que tiene de parar y sacar una respuesta rápida para algún compañero. Además está en progresión. En un año irá a mejor en colocación, tiros de seis metros...".

Pablo, que confiesa que a veces se vuelve "loco a nivel de colocación en muchos lanzamientos", vigila además su crecimiento, situado actualmente en 1.86. "Me preocupa un poco. A nivel alto no hay porteros que bajen del 1.90. No es algo que piense todos los días, pero sí me gustaría crecer más". Fran, pese a este desasosiego, lo define como "grandote". Jabato matiza: "No es que tenga una grandísima envergadura, pero cubre mucha portería".

Pablo, que cita a Javi Díaz y Pérez de Vargas entre sus referentes, estudia bachillerato a la vez que sueña con un futuro deportivo que intuye tan ilusionante como complicado: "Me gustaría dedicarme a balonmano, habrá que ver cómo sale todo y seguir trabajando".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats