El Sevilla logró rescatar un punto (2-2), en un partido que perdía 1-2 en el minuto ochenta, ante un Espanyol que remontó el tanto inicial local, y en el que sufrió mucho cuando en el 69 se quedó con uno menos por la expulsión de Víctor Sánchez por doble amonestación.

Los locales perdieron una gran oportunidad de recobrar una posición de Liga de Campeones y más cuando se pusieron pronto con un 1-0, pero a partir de ahí perdió la orientación y el Espanyol se aprovechó de ello, aunque el punto tampoco le sirve de mucho en su objetivo de salir de los puestos de descenso.

En el 69 Víctor Sánchez vio la segunda tarjeta amarilla y dejó al Espanyol con uno menos sobre el césped, lo que obligó a Abelardo a sacar a jugadores defensivos como Víctor Gómez y Fernando Calero para mantener la renta, pero no pudo impedir que Suso empatara a los ochenta minutos.