17 de febrero de 2020
17.02.2020
fútbol - Tercera División

El Alondras asalta el Baltasar Pujales

Jonás logró el tanto de la victoria para los de O Morrazo a veinte minutos para el final

17.02.2020 | 02:00
Carlitos, del Rápido, y Jesús, del Alondras, disputan un balón en el partido de ayer en Bouzas. // José Lores

El Alondras salió victorioso del duelo de necesitados ante el Rápido de Bouzas. Tres puntos que deja a los de O Morrazo con una ligera ventaja sobre la zona de descenso; y a los de Bouzas de nuevo en puestos de descenso, pero a tan solo tres de la salvación, con cuarenta y dos por disputarse. Hay margen, pero es necesario recuperar las sensaciones lo antes posible.

El partido comenzó con un Alondras que le puso una marcha más al partido, pero se diluía al llegar a la frontal del área viguesa que, firme en su trabajo, lograba despejar sin excesivos apuros todos los balones. Poco a poco el juego se va igualando, y es el Rápido de Bouzas el que se hace con el control del centro del campo. Los jugadores entrenados por Milo Abelleira tienen el balón, pero le cuesta mucho llegar al área defendida por Ayoub. No cabe duda de que son los mejores minutos de los vigueses, a los que únicamente les falta el gol.

El partido no era vistoso, posiblemente por la urgencia de los dos equipos por sumar los tres puntos, aunque también jugó un papel importante el fuerte viento que azotó ayer el Baltasar Pujales. En los primeros cuarenta y cinco minutos, el Alondras jugaba a favor del viento, pero no fueron capaces de aprovechar esa ventaja. Los primeros cuarenta y cinco minutos finalizaron con una buena ocasión para los vigueses, en una jugada por banda derecha de Álex Rey, pero que elige mal el pase con lo que se pierde una buena ocasión.

Milo Abelleira se vio obligado a recomponer a su equipo tras la lesión de Ronald, que le cedió su puesto en el campo a Berni. Este ocupó el centro de la defensa junto con Pablo, colocando en las bandas a Iñaki y Areal, subiendo Jesús como medio centro defensivo. El Rápido contaba con la ventaja de jugar a favor del viento en la segunda parte, con lo que poco a poco conseguía que el Alondras cediera terreno, acumulando jugadores en defensa y buscando una contra para darle un susto a los vigueses.

Sin embargo, el mayor peligro llegaba en jugadas a balón parado, pero con poco acierto ante las porterías rivales, por lo que el partido caminaba hacia un empate sin goles que, la verdad, no beneficiaba a nadie dada la clasificación de ambos equipos.

En partidos como este, el gol siempre llega en una jugada puntual, o bien en una jugada a balón parado, o por un fallo, y este último fue el que le costó los tres puntos al Rápido de Bouzas ayer en el Pujales. Faltaban menos de veinte minutos para la conclusión del partido, cuando los vigueses pierden un balón en la línea de tres cuartos. El Alondras inicia una contra metiendo el balón al segundo palo para que aparezca Jonas que envía el balón al fondo de las mallas.

El Rápido lo intentó por todos los medios, pero más con el corazón que con la cabeza, provocando que el Alondras estuviera cómodo y no pasara apuros en los minutos finales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook