Real Madrid y Real Sociedad, dos de los equipos que mejor fútbol están desplegando esta temporada en España, medirán fuerzas en el estadio Santiago Bernabéu en un duelo de gran atractivo para la espectador pese a que Zinedine Zidane aplaza el regreso a los terrenos de juego de Eden Hazard.

El Real Madrid de Zidane vuelve a tener confianza en sí mismo como para luchar por todos los títulos. Llega lanzado al duelo copero, el primero que acoge el Bernabéu con el nuevo formato de Copa del Rey instaurado por la Real Federación Española de Fútbol, tras 21 partidos sin conocer la derrota.

Su solidez como líder de LaLiga Santander y en una Copa del Rey sin sobresaltos con triunfos en Salamanca ante el Unionistas y La Romareda frente al Real Zaragoza, la pone a prueba la Real Sociedad que lidera un futbolista del agrado de Zizou, el noruego Martin Odegaard, que pasará un importante examen para decidir si se cumple el acuerdo de dos años de cesión o el Real Madrid adelanta un año su regreso a casa.

Zidane mantendrá la fórmula copera que le está dando resultado. Rotaciones y mezcla de titulares con suplentes. Se espera la entrada de futbolistas como Areola en la portería en la competición que le corresponde; Nacho, Militao y Marcelo en la zaga; Modric en la medular y Vinicius arriba.

La atención se centraba en la vuelta a los terrenos de juego de Hazard, lesionado desde el 26 de noviembre y ya en condiciones de ir recibiendo minutos, pero Zidane opta por aplazar la fecha de su vuelta porque no le ve preparado para un duelo de tan alta intensidad. Fuera también se queda Gareth Bale.

La Real Sociedad apela a la fe y la pasión para dar la sorpresa y superar al mejor Real Madrid de la temporada y hacerlo en el Bernabéu, una gesta para la que deberá encontrar de nuevo la mejor versión de sí misma, precisamente la que ha exhibido en la Copa el Rey.

El equipo donostiarra tiene bajas importantes para este encuentro, algunas ya amortizadas por la cantidad de tiempo transcurrido en el dique seco, como la de sus capitanes Asier Illarramendi y David Zurutuza, a las que se suman las del portero Miguel Ángel Moyá, condicionado por un problema de rodilla, y la del central Diego Llorente.