Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

vela

Bugallo se enrola en la Fórmula 1 del mar

El vigués forma parte del proyecto español que competirá esta temporada en la SailGP

Bugallo, entre Cardona y Xammar, y junto a Russell Couts, en la presentación del equipo español en Madrid. // FdV

Bugallo, entre Cardona y Xammar, y junto a Russell Couts, en la presentación del equipo español en Madrid. // FdV

El regatista vigués Luis Bugallo forma parte el equipo español que competirá en el prestigioso circuito de SailGP, donde competirá con Australia (ganador de la pasada temporada), Francia, Gran Bretaña, Japón, Estados Unidos y Dinamarca.

El olímpico Jordi Xammar, compañero del también vigués Nico Rodríguez en el 470 español que competirá en los Juegos de Tokio, lidera una tripulación integrada, en su mayor parte, por la que participó en la Youth America's Cup, en 2017. "La base del equipo parte de aquel 'Spanish Impulse' que fuimos a Bermudas, pero este es un proyecto diferente que se llama SailGP, que es como la MotoGP pasada a la vela", explica el vigués Luis Bugallo. "Hace unos meses estuvimos en Marsella para ver cómo funcionaban los equipos y ver si había alguna posibilidad de tener un equipo español en este circuito y hace un par de meses se hizo realidad", añade.

El circuito de SailGP, dirigido por el cinco veces ganador de Copa América Russell Coutts y financiado por el magnate Larry Ellison (que ha sufragado los gastos de esta competición hasta 2021), nace con el sueño de identificar a cada país con un equipo. "One boat, one nation" es la inspiración de este circuito en el que el ganador se embolsará un millón de dólares. En el agua ponen a disposición de cada país el fastuoso catamarán F50, con el mismo diseño y tecnología y que puede llegar a alcanzar los 50 nudos (unos 100 km/h).

"Es la segunda temporada del circuito y en cuanto a nivel mundial es lo más", sostiene Bugallo. "Hacía años que en España no habiá un proyecto de este calibre cien por cien español. Que hay españoles en proyectos buenos, desde luego, pero un proyecto en lo máximo a nivel mundial solo de españoles no había", matiza.

Para el vigués, formar parte de este proyecto, en el que también está el sonense Iago López Marra, actualmente en Australia compitiendo en el Mundial de 49er con Diego Botín (que también está en el equipo), "es una experiencia más", dice mientras matiza que no estará en todas las etapas del circuito. "Para empezar, en esta de Sydney (el 28 y 29 de febrero) no estaré. Somos varios y vamos rotando", explica. La tripulación está compuesta por diez personas aunque en cada prueba sólo participan cinco tripulantes. "No quita que la experiencia vaya a ser única y estoy muy contento", celebra. San Francisco, Nueva York, Cowes y Copenhague son, por ahora, las otras etapas confirmadas.

A Bugallo no le preocupa la condición de "novata" de España en esta competición. "Si ya ha sido un reto poder decir que España tiene un equipo en Sail GP, ahora el otro reto es competir, y yo creo que seremos un equipo competitivo, aunque requiere mucho trabajo", advierte. Para él, que ejercerá de trimmer de ala, el fuerte del equipo es que "nos conocemos entre todos y hay un gran ambiente entre nosotros y seguro que esa unión nos hará crecer más rápido; el barco es muy complejo y hay que entrenar mucho, pero como equipo estamos muy unidos y con eso ya tenemos algo ganado".

Sobre el catamarán, que será igual para todos los equipos y que el equipo español ha bautizado como 'Victoria', apunta que "es un barco que te permite estudiar mucho los datos". Durante dos semanas han podido entrenar con él en Nueva Zelanda, aunque ya habían tenido una pequeña toma de contacto con él en Marsella. "Es un barco muy costoso de armar, de poner en el agua, no existe algo similar en el mundo de la vela, y requiere una logística casi como en la Fórmula Uno", compara el vigués: "Para navegar cuatro horas se necesitan ocho horas de trabajo".

"La idea es que sea algo con lo que el país entero se sienta identificado y creo que es una buena idea, además los barcos son exactamente iguales, lo único que cambia es la tripulación y el color de cada bandera", apunta.

Este circuito no impedirá a sus tripulantes seguir adelante con otros proyectos, como en el caso de Xammar, Botín, Marra, Trittel o Cardona, que preparan los Juegos Olímpicos, o el propio Bugallo, ahora volvado en el J70 y en su trabajo como ingeniero. "Hay plantilla", dice sobre las posibilidades de rotación del equipo, aunque matiza que compaginarlo todo requiere "tener la posibilidad de hacerlo, que es importante, y organizarse bien, porque de lo contrario es bastante complicado".

Compartir el artículo

stats