Por segunda vez en su historia, el Mecalia Atlético Guardés disputará unos cuartos de final de la Challenge Cup tras ganar con un global de 64:57 (30-23, ida; 34-34, vuelta) al ACME Zalgiris Kaunas de lituania. La renta de siete goles cosechada ayer fue un colchón suficiente para que, a pesar de la igualdad del partido de ayer, la clasificación no corriese peligro. Las de Prades tienen que esperar ahora al 11 de este mes para conocer a su siguiente rival.

El partido comenzó a cero, pero con una renta de siete goles virtual para las locales. Lorena Pérez anotó los dos primeros goles del Guardés -ayer como visitantes en el marcador- y a partir de ahí el partido se convirtió en un toma y daca de acciones entre los dos conjuntos.

Ninguno fue capaz de imponer su juego, aunque las lituanas, mucho más ligeras de piernas, iniciaron varios intentos de remontada que fueron frustrados con éxito por las de Prades. En esa igualdad las de Antanas Skarbalius incluso fueron capaces de coger la delantera en el resultado (Min. 10, 4-3, Min. 25:30, 13-12,

Min. 47, 27-26) y elevar la renta al más dos (28-26) a unos diez minutos para el final. Audinga Kniubaite (12 goles) y Greta Burkaite (7 goles) tiraban del carro y hacían al Guardés emplearse a fondo para mantener la eliminatoria controlada. Las rotaciones en el banquillo del Mecalia fueron distintas a las habituales y hubo reparto constante de minutos para intentar paliar el sobresfuerzo que supone jugar cuatro partidos en unos 9 días. Sarah Valero regresó a una convocatoria aunque no contó con minutos y la que sí saltó a la pista fue la juvenil Yamila Melo.

El resultado final, tablas en el marcador con el 34-34, apagó un poco la alegría de las guardesas,

quienes celebraron tímidas y agotadas la clasificación, quizá no muy conscientes del mérito de lo conseguido. Ahora, con el objetivo cumplido de regresar a unos cuartos de final de la Challenge Cup, la plantilla se centrará en preparar a contrarreloj el partido de Liga Guerreras Iberdrola del miércoles contra el KH-7 Bm. Granollers (20:30 horas, Palau d'Esports).

En este duelo, mientras las de Prades afrontan el encuentro con su clasificación resuelta y con el billete para cuartos en el bolsillo, las de Robert Cuesta se presentan con el pase encarrillado tras derrotar por 19-32 al DHC Sokol Poruba, en tierras checas.

El partido liguero ante las guardesas les llega en medio de la eliminatoria europea, ya que la vuelta de esta ronda de la Challenge Cup la dispuarán el próximo 9 de febrero, ya en su cancha.

El cansancio de ambas plantillas (el Mecalia jugó dos partidos este fin de semana y el desplazamiento de las vallesanas) podría marcar un duelo en el que las de Prades quieren seguir enganchadas a la zona alta (son cuartas, a un punto de Liberbank y Elche).