Javier Gaspar, el que fuera un referente del Club Vigo Voleibol en su mejor etapa, se encuentra en la ciudad pasando un final de año que sirve de celebración del 50º aniversario de la entidad. Gaspar no pudo acercarse el pasado 19 de septiembre, cuando se celebró esa fecha. Motivos laborales y profesionales se lo impidieron. Era tanto su interés que dijo que en cuanto tuviese unos días de descanso se acercaría a Vigo. "Y así lo ha hecho, invitado por alguno de los que fueron compañeros suyos", revela el presidente, Guillermo Touza.

"Después de 23 años sin acercarse por nuestra ciudad, recibir a un excepcional jugador y mejor persona es toda una satisfacción", comenta Touza. "Él y Krimo Bernaoui, que tampoco pudo estar en la celebración del cincuentenario, fueron dos grandes jugadores que ayudaron mucho a poner nuestro nombre en Europa".

Javier Gaspar, que jugaba como colocador, estuvo en el Vigo "en cuatro años que fueron los mejores del club en todos los sentidos", refrenda el dirigente. El equipo disputó competición europea y todas esas temporadas concluyó cuarto en Liga y disputó la fase final de la Copa del Rey. "De esos éxitos deportivos da idea que uno de los años, disputando Copa de Europa, hubo que desplazar los encuentros al Central de As Travesas porque en Coia no cabían los aficionados", recuerda Touza.

Gaspar, tras regresar a Puerto Rico, nunca se ha desligado del voleibol. Entrenó a varios equipos de la isla y acabó siendo seleccionador nacional masculino. Después se ha dedicado a la selección nacional femenina, que en Puerto Rico tiene mejor nivel. Hace unos meses dejó este puesto para dedicarse más a su trabajo y a su familia.