El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) acordó imponer una multa de 1.500 euros a Barcelona y apercibimiento de clausura por alteración del orden del encuentro de carácter grave en el partido contra el Real Madrid, de la décima jornada aplazado del 26 de octubre al pasado día 18.

La decisión de Competición es cumplimiento del artículo 101.2 del Código disciplinario de la RFEF, que señala que "se considerará infracción de carácter grave y será sancionado con multa en cuantía de hasta 3.000 euros y apercibimiento de clausura, el lanzamiento de varios balones, o de cualquier otro elemento al terreno de juego".